París, 9 may (EFE).- Una decena de países aliados de la oposición siria, tanto árabes como occidentales, instaron hoy en París a las partes implicadas a retomar “lo antes posible” las conversaciones de paz, suspendidas desde mediados de abril aunque no rotas del todo.

Para ello es imprescindible que se respete una tregua verdadera y se ofrezcan garantías de su cumplimiento, insistió el ministro francés de Exteriores, Jean-Arc Ayrault, en nombre de ese grupo de países,.

Los jefes de la diplomacia de Francia, Estados Unidos, Italia, la Unión Europea (UE), Arabia Saudí, Turquía, Emiratos Árabes Unidos, así como representantes de Reino Unido y Jordania se reunieron hoy en París a invitación de las autoridades galas.

También se unió a las conversaciones de estos países -que se definen como los “más cercanos” a la oposición siria- el coordinador general del comité opositor sirio en las negociaciones, Riad Hiyab, quien desertó del régimen cuando era primer ministro.

Tras el encuentro, Ayrault explicó que la semana que viene deberá celebrarse una reunión en Viena en la que participe el régimen sirio junto a aliados clave como Irán o Rusia para tratar de poner fin a la escalada de violencia que se vive en el país árabe, especialmente en Alepo y sus alrededores.

La reunión de hoy, precisamente, sirvió para preparar esa próxima cita del Grupo Internacional de Apoyo a Siria -copresidido por EEUU y Rusia-, según el francés, quien mostró su confianza en que todas las partes sirias se hallen presentes en Viena.

El titular galo de Exteriores recordó que el conflicto sirio se halla en “un momento crítico” por lo que hay que tratar de poner en marcha los mayores esfuerzos para que el diálogo no llegue a romperse del todo.

El pasado mes de abril, la oposición “pospuso” su participación en las conversaciones de paz en Ginebra por los bombardeos, los asedios militares a ciudades y la no liberación de detenidos en prisiones gubernamentales, aunque aseguró que continúa dentro de las negociaciones.

Uno de los principales puntos abordados en la reunión fue el acuerdo anunciado hoy entre Moscú y Washington para intensificar sus esfuerzos con el fin de garantizar que se aplique el alto el fuego en toda Siria y que llegue la ayuda humanitaria a las poblaciones que lo necesiten.

“Reconocemos las dificultades que afronta el régimen de alto el fuego en varias zonas del país, especialmente en el periodo más reciente… Hemos decidido intensificar nuestros esfuerzos para garantizar que este régimen se aplique en todo el país”, señaló un comunicado conjunto difundido por la Cancillería rusa.

La declaración citó concretamente como zonas donde se deben intensificar los esfuerzos a Alepo, Guta Oriental y Latakia.

A este respecto, Ayrault, que acusó al régimen de responsable en rupturas del alto el fuego en diferentes puntos del país y de no mostrar voluntad de avanzar, consideró que el impulso dado por Rusia y EEUU es “positivo”.

“Nuestro objetivo común es que el acuerdo (ruso-estadounidense) sea implementado”, subrayó el ministro francés, quien recordó que es importante que no se trate de “un comunicado más”.

Previamente hoy, Ayrault había denunciado en una emisora de radio francesa que, frente a la versión del presidente sirio, Bachar al Asad, “en Alepo no es el Estado Islámico el que es atacado, sino la oposición moderada”.

La cita en París sirvió también para un número de reuniones bilaterales, como la que mantuvieron el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, con su homólogo saudí, Adel al Yubeir.

En esa cita, según informó el portavoz de Kerry, además de repasar la situación en Siria ambos abordaron las conversaciones de paz sobre el Yemen que tienen lugar en Kuwait y el papel saudí en combatir a Al Qaeda en la Península Arábiga en aquel país.