Jerusalén, 19 oct (EFE).- Los líderes de la comunidad beduina de Israel condenaron hoy en los términos más enérgicos el atentado perpetrado por uno de sus miembros en la estación de autobuses de la ciudad de Beer Sheva, en el que ayer un soldado murió y un eritreo fue abatido al ser confundido con el atacante.

“Condenamos totalmente y sin reserva este acto deplorable y rechazamos cualquier forma de violencia”, aseguró en un comunicado Mohamed Alnabari, alcalde de Hura, localidad donde residía el atacante.

Alnabari, quien calificó el suceso de “ataque terrorista”, manifestó que toda la población beduina del Negev lamenta que “dos inocentes perdieran la vida” y afirmó que su condena es la de toda la comunidad.

“Condenamos este acto en nombre de toda la sociedad beduina y dejamos claro que no se puede ser terrorista y ciudadano de este país, ambas condiciones son contradictorias”, agregó el regidor, que hoy participó en una rueda de prensa de los dirigentes de esta comunidad en la que expresaron su rechazo unánime a la acción.

El autor, identificado por la policía como Mohind al-Okbi, de 21 años, entró ayer en la estación de autobuses de Beer Sheva (sur de Israel) y, tras matar a un soldado de un disparo, le arrebató su fusil y abrió fuego contra los pasajeros, hasta ser abatido.

En el suceso resultaron heridas diez personas y murió un emigrante eritreo que fue confundido con el atacante por un guardia de seguridad.

“Queremos condenar de forma absoluta los hechos. Ante todo somos ciudadanos del Estado de Israel, un puente de paz. Nunca los beduinos hemos tomado parte en el conflicto”, señaló por su parte el alcalde de la vecina Rahat, Talal Alkarnaui.

El exdiputado Taleb A-Sana dijo en la rueda de prensa que lo ocurrido en Beer Sheva fue “obra de un solo individuo” y pidió a los medios no generalizar y perjudicar a toda una comunidad.

La Policía israelí informó hoy de que se investiga la destreza que tuvo el atacante con el arma automática que arrebató al soldado, a pesar de que no haber estado en el Ejército, al que todos los años se alistan voluntariamente unos 400 jóvenes de ese pueblo.

Los beduinos son una comunidad de origen árabe formada por más de un cuarto de millón de personas y residen sobre todo en el sur y el norte de Israel.

Los del Negev, unos 220.000, se concentran en su mayoría en seis localidades, aunque aún hay numerosos grupos que viven como nómadas.