Mosul (Irak), 6 dic (EFE).- Un dirigente de una milicia árabe suní del norte de Irak defendió hoy la llegada de tropas turcas el viernes pasado a un campamento de esa fuerza paramilitar de la provincia septentrional iraquí de Nínive.

El comandante de las fuerzas de la Multitud Nacional, el exgobernador de Nínive Azil al Nuyeifi, recordó en declaraciones a Efe que las fuerzas turcas estaban desplegadas en la región autónoma del Kurdistán iraquí desde antes de 2003.

“Los turcos prestaron instrucción militar a las fuerzas kurdas ‘peshmergas’ y después de la creación del campamento de la Multitud Nacional en la zona de Zilikan, pedimos a Turquía que entrenara a nuestros combatientes en ese campamento”, indicó el jefe miliciano.

En ese sentido, Al Nuyeifi recordó que esa petición era conocida por el primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, y su ministro de Defensa, Jaled al Obeidi.

“Esas tropas turcas de entrenamiento son reemplazadas por otras de vez en cuando”, subrayó.

Por ello, Al Nuyeifi consideró que el comunicado de condena emitido ayer por la Oficina de Al Abadi contra la entrada de militares turcos fue una acción “apresurada, que se basó en informaciones incorrectas”.

“La falsedad de los medios de información sobre el asunto tiene el objetivo de perjudicar al campamento de la Multitud Nacional”, añadió.

Por su parte, el portavoz oficial del Gobierno kurdo, Sefin Dezei, explicó en un comunicado que, en el marco de la coalición internacional contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), Turquía construyó a finales del año pasado dos bases de entrenamiento para los “peshmergas” en las provincias kurdas de Erbil y Suleimaniya.

Además, agregó la fuente, Turquía abrió una base en Nínive para entrenar a las tropas iraquíes.

En esa línea, indicó que Turquía envió a expertos y ayudas militares al campamento de Zilikan de la Multitud Nacional.

Ayer, el Ministerio de Exteriores iraquí convocó al embajador turco en Bagdad, Faruk Kaymakci, para entregarle una carta de protesta por la entrada de unidades militares turcas en territorio iraquí sin permiso del Gobierno.

Cientos de soldados turcos adicionales llegaron ayer al campamento de Zilikan (Bashika para los turcos), a 25 kilómetros al norte de Mosul, donde se entrenan milicias iraquíes para luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Según el Gobierno turco, la función de las tropas turcas allí desplegadas es entrenar y asesorar a las fuerzas iraquíes que se preparan para expulsar al EI de la ciudad de Mosul, aunque algunas fuentes apuntan que el nuevo contingente podría tener una misión de combate.

El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, defendió que el envío de más efectivos es “una actividad rutinaria de refuerzo”.