Pekín, 8 may (EFE).- Las exportaciones chinas aumentaron un 4,1 por ciento interanual en el mes de abril, confirmando síntomas de recuperación en la segunda economía mundial, aunque el ritmo de crecimiento fue más moderado que el 18,7 por ciento registrado en marzo.

La Administración General de Aduanas china también informó hoy de una caída del 5,7 por ciento en las importaciones, lo que unido al ascenso de las exportaciones produjo un mayor superávit comercial en abril, de 298.000 millones de yuanes (45.900 millones de dólares), frente a los 29.900 millones de dólares de marzo.

Las cifras muestran una moderación en el ritmo de crecimiento de las exportaciones (cuyo fuerte aumento en marzo estuvo vinculado a aspectos estacionales relacionados con el Año Nuevo Lunar Chino) pero al mismo tiempo una aceleración en la caída de las importaciones, que en el tercer mes del año habían descendido un 1,7 por ciento interanual.

También debe tenerse en cuenta que en el contexto de un reciente debilitamiento en el valor de la moneda china, el yuan, respecto a dólar, los porcentajes anteriores, comparados en yuanes, varían ostensiblemente sí se calculan en dólares, incluso cambiando el signo positivo a negativo en el caso de las exportaciones.

De esta manera, midiendo el comercio exterior chino en dólares se produjo en abril una bajada del 1,8 por ciento en las exportaciones y del 10,9 por ciento en las importaciones.

El comercio exterior chino en los cuatro meses del año fue un 4,4 por ciento inferior al mismo periodo de 2015, totalizando 7,17 billones de yuanes (1,1 billones de dólares)

Entre enero y abril de 2016 las exportaciones han descendido un 2,1 por ciento interanual, pero el descenso más pronunciado en el caso de las importaciones (del 7,5 por cien en ese periodo) hizo que el superávit comercial en los cuatro primeros meses del año sea un 16,5 por ciento mayor que en el mismo lapso de 2015.

Por regiones, las exportaciones a la Unión Europea, el mayor socio comercial de China, descendieron un 1,3 por ciento en los primeros cuatro meses del año, mientras que las de Estados Unidos, que mantiene el segundo lugar en intercambios, bajaron un 3,5 por cien.

El mismo porcentaje de descenso se vio en las exportaciones a la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN), que en los últimos tiempos ha desbancado a Japón en el puesto de tercer socio comercial de la economía china.

Las aduanas chinas destacaron hoy un amplio incremento en las importaciones de materias primas como mineral de hierro (6,1 por ciento), crudo (11,8 por ciento) y cobre (23,1 por ciento), pero también caídas en las compras de carbón, acero y petróleo refinado.

El importante aumento de las importaciones de crudo de China, segundo consumidor mundial tras EEUU, se produce en un marco de voluminosas compras por parte de refinerías independientes, que han traído una demanda de 7,96 millones de barriles diarios en abril, una de las cifras más altas de los últimos meses.

A la vista de las cifras, que denotan cierta estabilización en las exportaciones, uno de los principales motores económicos para China, los analistas no prevén que las autoridades chinas reaccionen con medidas de estímulo, en un momento en el que el Gobierno central está especialmente centrado en estabilizar el mercado monetario y crediticio interno.

En este sentido, el Banco Popular de China (emisor) aseguró el viernes en su informe trimestral de política monetaria que seguía interesada en mantener estable el valor del yuan, frente a las devaluaciones que dictó el pasado mes de agosto, y que causaron un fuerte impacto en los mercados mundiales.