Pekín, 4 nov (EFE).- La conexión de las bolsas de Hong Kong y Shenzhen, el segundo parqué de China y dominado por las empresas tecnológicas, se llevará a cabo antes de que termine 2015, anunció hoy el gobernador del Banco Popular (central), Zhou Xiaochuan, en un comunicado.

Cuando va a cumplirse el primer año de funcionamiento del mecanismo que vincula parcialmente el mercado de valores de Hong Kong con el principal parqué chino, el de Shanghái, las autoridades del gigante asiático quieren aumentar la internacionalización de la otra plaza bursátil del país.

Este proyecto se presentó a principios de año y, tras la crisis que sufrieron las bolsas este verano, parecía que iba a aplazarse y así lo esperaban muchos inversores, aunque el gobernador del banco central confirmó que China cumplirá con el plan previsto.

“China abre un nuevo canal para conectarse a los mercados de capital globales”, señaló Zhou.

Sin embargo, la Bolsa de Hong Kong matizó posteriormente en un comunicado que la propuesta aún está pendiente de aprobación regulatoria y que tampoco se ha cerrado un acuerdo sobre los términos definitivos de la conexión.

“La Bolsa de Hong Kong realizará un anuncio más extenso e informará a los inversores y al mercado cuando sea apropiado”, añadió la dirección del parqué hongkonés.

Los mercados recibieron con gran optimismo la noticia, sobre todo en China, donde las bolsas de Shanghái y Shenzhen subieron hoy con fuerza (4,31 % y 5,29 % al cierre, respectivamente), mientras que la de Hong Kong terminó la jornada con alzas de un 2,15 %.

Con el sistema que une las bolsas de Shanghái y Hong Kong, los inversores internacionales pueden comerciar desde Hong Kong con hasta 13.000 millones de yuanes al día en acciones de tipo A (denominadas en yuanes) de la Bolsa de Shanghái (1.752 millones de euros, 2.090 millones de dólares).

Muchos analistas consideran que fue esa conexión, junto con el cambio del banco central chino hacia una política monetaria más agresiva, la que allanó el terreno para la burbuja que se generó entre noviembre y principios en las bolsas chinas y que se pinchó este verano.