Tokio, 12 ene (EFE).- La Bolsa de Tokio volvió hoy a caer con fuerza y sumó su sexta jornada consecutiva de pérdidas en una sesión marcada un día más por la volatilidad de los mercados chinos y la caída del precio del petróleo.

El índice Nikkei cerró con una bajada de 479 puntos, un 2,71 por ciento, hasta los 17.218,96 enteros; mientras que el segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, retrocedió 45,37 puntos, un 3,13 por ciento, hasta las 1.401,95 unidades.

El parqué tokiota abrió la sesión en rojo después de que la víspera la Bolsa de Shanghái viviera un lunes negro y se dejara más del 5 por ciento.

Las pérdidas se acentuaron tras la apertura hoy de los mercados chinos que una día más volvieron a mostrar una alta volatilidad moviéndose de manera intermitente entre el terreno positivo y negativo.

Finalmente, tanto el índice general de la Bolsa de Shanghái, el principal indicador de los parqués chinos, como el de Shenzhen cerraron en positivo, con un avance del 0,2 por ciento y de un 0,8 por ciento, respectivamente.

Ni siquiera el tímido avance de Wall Street en la víspera (jornada durante la que la plaza tokiota se mantuvo cerrada por festividad) logró templar el ánimo en Tokio, donde también pesó la inquietud por la actual volatilidad del mercado mundial de divisas.

La caída de los precios del crudo, que se situaron cerca de su mínimo en 12 años terminó de minar el ánimo de los inversores.

«Los inversores no solo están preocupados por China, también por la desaceleración de las economías emergentes en general y el impacto que en ellas puede tener la subida de tipo de EEUU», explicó a la agencia Kyodo el analista de Mizuho Securities, Yutaka Miura.

Todos los sectores de la primera sección registraron pérdidas que estuvieron lideraras por el de la minería, el del petróleo y el carbón, y el del transporte.

El grupo ANA, propietario de la principal aerolínea nipona, se dejó un 2,6 por ciento a pesar de haber anunciado hoy que ha llegado un acuerdo para hacerse con el 8,8 por ciento de la compañía Vietnam Airlines ante el esperado incremento de pasajeros en Asia.

Por su parte, JX Holdings cayó un 5,6 por ciento después de que el diario Nikkei publicara que la petrolera espera registrar unas pérdidas de 200.000 millones de yenes para este ejercicio fiscal, que concluye en marzo.

En la primera sección, 1.890 valores retrocedieron, frente a 33 que avanzaron, mientras que 12 cerraron sin cambios.

El volumen de negocio ascendió a 2,973 billones de yenes (23.280 millones de euros), por debajo de los 3,201 billones de yenes (24.870 millones de euros) del pasado viernes.