Jerusalén, 4 dic (EFE).- La Unión Europea condenó hoy las recientes demoliciones de estructuras y confiscaciones de tiendas de campaña (algunas proporcionadas por la propia UE) efectuadas por las autoridades israelíes a los palestinos en Cisjordania.

“Las misiones de la Unión Europea en Jerusalén y Ramala expresan, una vez más, su profunda preocupación por el creciente número de demoliciones y confiscaciones de estructuras palestinas en el Área C (zona de Cisjordania bajo control total israelí) en los últimos días”, afirma una nota diplomática difundida hoy.

“Estas incluyen repetidas demoliciones y confiscación de refugios para personas y animales en las gobernaciones de Tubas y Al Hadidiya a finales de noviembre y el desmantelamiento y confiscación de tiendas el 3 de diciembre. Las últimas fueron entregadas a través de la UE en respuesta a necesidades humanitarias”, se indica en el escrito.

También cita demoliciones y amenazas de demoliciones en la comunidad palestina de Fasayil.

“Todas las comunidades afectadas son de pastores que dependen del ganado. Son particularmente vulnerables y se enfrentan a la falta de hogar, desplazamiento potencial y riesgos, especialmente según se acerca el invierno”, advierten las legaciones diplomáticas comunitarias.

Estas instan al Gobierno de Israel a devolver la ayuda humanitaria de la UE confiscada, para asegurar la protección física de las comunidades y recuerdan las obligaciones israelíes para proteger las condiciones de vida de los palestinos en Área C.

También recuerdan la “fuerte oposición” de los Veintiocho a la política de asentamientos israelí, la construcción del muro de separación más allá de la línea fronteriza de 1967, al desplazamiento forzoso de población, la violencia de los colonos y las restricciones de movimiento y acceso.