La Habana, 5 abr (EFE).- La presidenta de la Asamblea General de las Naciones Unidas, la ecuatoriana María Fernanda Espinosa, se reunió este viernes en La Habana con el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, con quien abordó temas de interés internacional, según medios estatales cubanos.

Espinosa, de visita oficial en el país caribeño hasta el sábado, coincidió con Díaz-Canel en «la voluntad de continuar defendiendo el papel de las Naciones Unidas en la preservación de la paz y la seguridad internacionales, así como en la búsqueda de soluciones colectivas a los problemas globales», indicó la agencia estatal ACN.

Ambos líderes también debatieron «sobre otros temas de la agenda internacional», agregó el medio cubano, sin ofrecer más detalles sobre el contenido del encuentro bilateral, que calificó como «cordial».

Acompañó a la presidenta de la Asamblea General de la ONU su jefa de gabinete adjunta, Yanerit Morgan, mientras Díaz-Canel acudió a la cita con el ministro de Exteriores, Bruno Rodríguez, que el jueves mantuvo un primer encuentro con Espinosa.

La excanciller de Ecuador (2017-2018) llegó a la capital cubana en la tarde del miércoles procedente de México, donde fue recibida por el presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador, y también dialogó con el canciller, Marcelo Ebrard.

La agenda de Espinosa en La Habana incluyó una conferencia magistral en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales y encuentros con miembros de la sociedad civil cubana, de la oficialista Federación de Mujeres Cubanas y representantes del sistema de Naciones Unidas en el país.

También tiene previsto un recorrido por el centro histórico de la capital antes de partir el sábado en la tarde.

La visita de la líder del Parlamento de la ONU se produce en medio de una renovada tensión en las delicadas relaciones entre Cuba y Estados Unidos.

El Gobierno de Donald Trump busca endurecer las sanciones que impone a Cuba y ha aumentado la presión al país caribeño, entre otros motivos por su apoyo al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al que Washington no reconoce como legítimo mandatario del país suramericano.