Londres, 5 ago (EFE).- La Policía Metropolitana de Londres (MET) ve «fuertes conexiones» entre los atentados de corte islamista perpetrados en Túnez, que tuvieron lugar el pasado marzo en el Museo del Bardo, en la capital tunecina, y en junio en la turística ciudad de Susa.

Agentes de la unidad antiterrorista de la MET han conectado ambos atentados, en los que murieron 23 personas, en el caso del museo, y 38 en la playa e instalaciones de un hotel en Susa, la mayoría de estos últimos turistas británicos.

«Hemos investigado ambos ataques y los hemos relacionado», dijo Richard Walton, jefe de la unidad antiterrorista de Scotland Yard. «Hemos escrito al juez forense para informarle de la conexión entre ambos», agregó.

Las autoridades tunecinas han detenido a 150 personas hasta el día de hoy en relación con el ataque perpetrado en el hotel Imperial Marhaba de El Kantauri, cerca de la ciudad de Susa.

En ese atentado, Saifeddine Rezgui, un universitario de 23 años, abrió fuego contra los turistas durante media hora antes de ser abatido por la policía local.

Túnez se encuentra en estado de emergencia, instaurado desde el 4 de julio y prolongado durante dos meses más el viernes pasado, para intentar controlar el yihadismo, que causó la muerte a 59 turistas extranjeros en estos dos graves atentados.

Se estima que más de 3.000 tunecinos han dejado el país con destino a Irak, Siria y Libia para unirse a grupos terroristas como el Estado Islámico (EI).