Sarajevo, 2 feb (EFE).- El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, aseguró hoy que está siguiendo «muy de cerca» las informaciones sobre lo que llamó la «creciente influencia y presencia rusa en los Balcanes Occidentales» y que la Alianza ofrece ayuda a los países de la zona para fortalecer sus defensas.

«Trabajamos con nuestros socios para aumentar y fortalecer sus servicios de inteligencia», indicó Stoltenberg durante una visita a Sarajevo.

Al ser preguntado sobre Montenegro, donde el Gobierno asegura que durante las elecciones del pasado octubre hubo un intento de golpe de Estado de nacionalistas prorrusos, el máximo responsable de la OTAN aseguró que la Alianza trabaja con todos sus aliados para «fortalecer sus instituciones de defensa y de inteligencia».

Stoltenberg se refirió a informes sobre la «intervención rusa en el proceso político en Montenegro antes de las elecciones del año pasado», una actuación que Moscú ha negado.

La antigua república yugoslava socialista de Montenegro aspira a entrar en la OTAN.

El ex primer ministro de Noruega opinó que la mejor forma de prepararse para «cualquier tipo de influencia externa» es asegurar que las instituciones democráticas de los países de la región son fuertes, modernas y luchan contra la corrupción.

«Para mí, este es otro argumento para continuar trabajando con los distintos socios en esta región para fortalecer sus diferentes instituciones democráticas, incluida la reforma de sus fuerzas armadas», resumió.

En ese sentido, animó a las autoridades bosnias a completar el proceso de transferencia al Estado central de la propiedades militares desde las dos entidades autónomas, la serbia y la común de croatas y musulmanes.

Ese proceso es una condición para activar el Plan de Acción para la Adhesión, un paso previo a la entrada como socio en la OTAN.

Al referirse a la lucha contra el radicalismo islamista en Bosnia, desde donde decenas de personas se han sumado en los últimos años a las filas del grupo yihadista Estado Islámico en Siria e Irak, Stoltenberg dijo que es algo preocupante y que la OTAN «ha reforzado las actividades de inteligencia e intercambio de datos».