Viena, 3 may (EFE).- El secretario general de la Organización para la Cooperación y Seguridad en Europa (OSCE), Lamberto Zannier, se mostró hoy preocupado por las crecientes violaciones del alto el fuego en el este de Ucrania durante la reciente Pascua ortodoxa.

En declaraciones a la prensa, el italiano explicó que a pesar del acuerdo de mantener la calma durante la Pascua -que se celebró el pasado fin de semana- los observadores de la OSCE vieron “un intercambio sistemático de disparos” entre las partes enfrentadas.

“Estamos preocupados. No vemos actividades militares abiertas pero sí una degradación del alto el fuego”, advirtió Zannier en una rueda de prensa en Viena junto con la ministra alemana de Defensa, Ursula Von der Leyen.

Según el diplomático italiano, se usaron además armas pesadas que deberían estar almacenadas y retiradas de la zona de conflicto.

El objetivo de la OSCE es ahora alcanzar que las partes enfrentas -las unidades separatistas prorrusas y el ejército ucraniano- se alejen más de la línea de contacto.

“Estamos debatiendo cómo reducir la tensión, ya que eso es la condición para poder celebrar elecciones” en el este de Ucrania, dijo Zannier, sin dar más detalles al respecto.

La OSCE, una organización de seguridad a la que pertenecen 57 estados de Europa, Asia Central y Norteamérica, tiene estacionados en Ucrania unos 700 observadores.

El mandato actual de la misión de observación no prevé personal de la OSCE armado, aunque se estudia la posibilidad de crear un operativo internacional que incluya armamento.

Sin embargo, destacó Zannier, Ucrania y Rusia tienen dos visiones diferentes sobre el eventual mandato y alcance de una misión armada.

El presidente ucraniano, Petro Porochenko, está a favor de una policía internacional armada para asegurar las elecciones en la región de Donbass, en el este de Ucrania y dominada por fuerzas separatistas prorrusas.

Mientras, el presidente ruso, Vladimir Putin, asegura que no estaría en contra de armar a los monitores internacionales a lo largo de la llamada “línea de contacto” entre ambas partes, explicó el secretario general de la OSCE.

“Necesitamos una propuesta clara y entonces eso necesita ser estudiado. En todo caso, esto necesita ser decidido por consenso entre todos los 57 países de la OSCE. Esto no es inminente, es un debate”, concluyo Zannier.

Von de Leyen destacó la importancia de la misión de observación de la OSCE en Ucrania, que está “logrando transparencia en una situación compleja”.

Alemania asume este año la presidencia de turno de la OSCE y su principal objetivo es una distensión de la situación en Ucrania.