Dacca, 28 abr (EFE).- La oposición de Bangladesh anunció su retirada de las elecciones municipales que se celebran hoy en las dos principales ciudades tras acusar al Gobierno central de cometer «fraude masivo», lo que añade tensión a la crisis que vive el país desde comienzos de año.

En rueda de prensa en Dacca pasado el mediodía y cuatro horas después de la apertura de las urnas, el dirigente del Partido Nacionalista de Bangladesh (BNP) Moudud Ahmed explicó que los candidatos de su formación en Dacca y la ciudad portuaria de Chittagong se apartaban de la carrera electoral.

«Tomamos parte en las elecciones con la esperanza de que fueran libres y justas, pero el Gobierno ha convertido estos comicios en un sinsentido», afirmó Ahmed, según indicó el rotativo local The Daily Star en su página web.

«Nuestros supervisores electorales fueron excluidos o detenidos por las fuerzas de seguridad», subrayó.

Varios votantes consultados por Efe a pie de urna en Dacca manifestaron que las elecciones no estaban desarrollándose de manera justa.

«Yo soy seguidora de la (gobernante) Liga Awami, pero honestamente creo que no lo están haciendo bien. Mucha gente no ha podido votar. Estas elecciones no son como deberían ser», manifestó una mujer que prefirió mantenerse en el anonimato.

El BNP de la exprimera ministra Khaleda Zía ya había boicoteado las elecciones nacionales de 2014 y desde enero de este año, al cumplirse el aniversario de la cita electoral, la formación opositora lanzó una campaña de protesta para forzar un adelanto electoral.

Como consecuencia de las protestas violentas en tres meses se produjeron al menos 120 muertos y cientos de heridos.

Las elecciones de hoy son la primera cita electoral a la que la oposición había aceptado concurrir tras la apertura de la crisis.

Unos 80.000 miembros de las fuerzas de seguridad han sido desplegados para garantizar que los 6 millones de personas llamadas a las urnas puedan votar en Chittagong y Dacca.

Los colegios electorales tiene previsto su cierre a las 16.00 hora local (10.00 GMT).

La crisis es una tónica habitual en la polarizada escena política de Bangladesh, donde la Liga Awami de la primera ministra, Sheij Hasina, y el BNP de Zía, partidos herederos de importantes figuras de la independencia bangladesí, se han alternado en el poder desde hace más de dos décadas.