Tokio, 30 mar (EFE).- La operadora de la accidentada central de Fukushima se comprometió hoy a publicar toda la información disponible sobre los niveles de radiación en la planta, tras las críticas recibidas por ocultar una fuga de agua contaminada.

La propietaria de la central, Tokyo Electric Power Company (TEPCO), anunció esta medida dentro de un “plan de transparencia” presentado hoy en rueda de prensa por su presidente, Naomi Hirose.

En particular, TEPCO publicará en su web todos los datos que recopile sobre los niveles de radiación en diversos puntos de la central, incluidos los acuíferos subterráneos, dado que actualmente divulga solo la mitad de dicha información.

“El objetivo es dejar atrás nuestra tendencia a ocultar información”, señaló Hirose en declaraciones recogidas por la agencia local Kyodo.

Asimismo, Hirose asumió la responsabilidad por las críticas recibidas por TEPCO tras conocerse que la compañía tardó casi un año en desvelar una nueva fuga de agua altamente radiactiva a través del desagüe de uno de los reactores que habría ido a parar al mar.

Este agua procedente de las precipitaciones y contaminada por los residuos radiactivos emanados del reactor se habría filtrado por los desagües del edificio, que desembocan en el muelle de la central y en el océano Pacífico, según la operadora.

La compañía detectó el aumento de radiactividad en los desagües en abril de 2014, pero decidió no tomar medidas ni hacer público el problema hasta finales de febrero por no contar con resultados definitivos de los análisis del líquido acumulado, explicó TEPCO.

El accidente nuclear de marzo de 2011 en Fukushima Daiichi está considerado el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.

Las emisiones y vertidos radiactivos resultantes mantienen desplazadas a unas 70.000 personas que vivían junto a la planta y han afectado gravemente a la pesca, la agricultura y la ganadería local.