Nur-Sultán, 12 abr (EFE).- La oferta de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) de mediar en la crisis bielorrusa entre el régimen de Alexandr Lukashenko y la oposición, sigue vigente, dijo hoy la presidenta de turno del organismo, la ministra sueca de Asuntos Exteriores, Ann Linde.

“Cuando surgieron problemas en Bielorrusia, cuando se celebraron unas elecciones injustas, no libres y muchas personas fueron arrestadas y maltratadas, la OSCE decidió proponer la facilitación del diálogo entre el régimen y la sociedad civil”, señaló Linde tras reunirse con el ministro kazajo de Exteriores, Mujtar Tleuberdi.

“Esta propuesta sigue vigente a día de hoy y esperamos que haya una oportunidad en Bielorrusia para celebrar elecciones libres para todas las fuerzas políticas y para aquellas personas que quieran tener libertad de elección”, añadió en una rueda de prensa en la capital kazaja en el marco de una gira por Asia Central que le llevará también a Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán.

El pasado día 7, la oposición bielorrusa en el exilio encabezada por Svetlana Tijanóvskaya, propuso al presidente Alexandr Lukashenko abrir negociaciones para encontrar una solución a la crisis en la que se encuentra el país desde las elecciones presidenciales de agosto de 2020, calificadas de fraudulentas por Occidente y los rivales del mandatario, en el poder desde 1994.

Tijanóvskaya, que se considera la legítima vencedora de las elecciones, propone como mediador en las consultas a la OSCE, pues esto permitiría incluir en el proceso a Rusia, gran apoyo del régimen de Lukashenko.

La líder de la oposición bielorrusia en el exilio, que vive refugiada en Lituania, considera que “la postura de Rusia es el principal obstáculo para la solución de la crisis en Bielorrusia”.

Además, considera que deben jugar un papel mediador Alemania y Francia, que ya participan con Rusia en las consultas sobre el conflicto en el este de Ucrania; EEUU, que es garante de la seguridad y la estabilidad política en la región, y Suiza.

La oposición bielorrusa intentó, sin éxito, reanudar las protestas masivas contra Lukashenko el pasado 25 de marzo con ocasión del Día de la Libertad, el aniversario de la proclamación en 1918 de la República Popular de Bielorrusia, jornada en la que fueron detenidos varios cientos de personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *