Brasilia, 20 oct (EFE).- El corregidor del Tribunal Superior Electoral (TSE) de Brasil, Herman Benjamin, decidió hoy crear un grupo especial para investigar a tres empresas gráficas que participaron en la campaña que llevó en 2014 a la reelección de Dilma Rousseff y Michel Temer.

Las empresas Focal, Rede Seg y VTPB son sospechosas de haber servido de fachada para el desvío de 53 millones de reales (16,8 millones de dólares), un dinero que supuestamente financió parte de la campaña que consiguió reelegir en segunda vuelta a Rousseff, como presidenta, y a Temer, en calidad de vicepresidente.

El grupo será integrado por agentes, técnicos y peritos de la Policía Federal, la Receita (fisco), del Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf) y de propio TSE, quienes revisarán cuentas bancarias de las empresas, después de la autorización judicial de quiebra de secreto bancario la semana pasada.

Un informe de peritos contables del TSE indicó que las empresas no presentaron documentos que prueben la entrega de los productos contratados y la prestación de algunos de los servicios.

Rousseff fue destituida el pasado 31 de agosto por el Senado debido a maniobras fiscales en las cuentas públicas de su gestión en 2014 y 2015, y a partir de esa fecha asumió como presidente, con funciones plenas, Temer, quien estaba como gobernante interino desde el 12 de mayo cuando la mandataria había sido suspendida.