Manama, 14 jun (EFE).- La Justicia de Baréin ordenó hoy la disolución del principal grupo de la oposición bareiní, el chií Al Wefaq, que se encuentra en el punto de mira de las autoridades desde hace años por sus críticas a la monarquía suní y su apoyo a las protestas.

El fallo del tribunal incluye el cierre de la sede del partido. la congelación de sus fondos y la prohibición de sus actividades, según el ministerio de Justicia y Asuntos Religiosos de Baréin.

El Ministerio, que demandó a la justicia la adopción de esta medida, argumentó que Al Wefaq “no respeta la ley ni las bases de la convivencia, fomenta una atmósfera adecuada para el terrorismo y la violencia e insta a intervenciones externas en los asuntos del país”.

En ese sentido, el ministerio de Justicia advirtió, en un comunicado, de que “son ilegales todas las organizaciones que defienden el extremismo y que no respetan la Constitución y la ley de Baréin, que es un Estado monárquico constitucional árabe y musulmán”.

El Ministerio consideró que este tipo de organizaciones han trabajado para “debilitar el acercamiento entre los credos (suníes y chiíes), y promueven la cultura de la exclusión y el fanatismo”.

Por último, dijo que estos grupos están vinculados con países de la región y “partidos políticos sectarios extremistas que defienden el terrorismo”, en alusión a Irán, al grupo chií libanés Hizbulá y el movimiento rebelde yemení de los hutíes.

Los chiíes -que representan la mayoría de la población en Baréin, gobernado por una monarquía suní- han protagonizado protestas desde 2011 para pedir reformas políticas, las cuales han sido reprimidas por la fuerza y muchos líderes opositores han sido encarcelados.

El pasado 30 de mayo, un tribunal de Baréin aumentó la condena de cárcel contra el prominente líder chií Ali Salman, secretario general de Al Wefaq, de cuatro a nueve años por insultar a las autoridades e incitar a la tensión sectaria.

La ONG Amnistía Internacional (AI) denunció el año pasado que “el jeque Ali Salman fue condenado solo por expresar sus opiniones pacíficamente”.