Asunción, 19 feb (EFE).- Organizaciones sociales y las principales fuerzas de izquierda de Paraguay presentaron este miércoles una campaña de defensa de la soberanía energética del país de cara a la renovación de la gestión conjunta con Brasil en la represa de Itaipú a partir de 2023.

Ese año se cumplirán 50 años del Tratado de Itaipú, firmado en época de dictadura en ambos países, y a partir de entonces deberían regir otras condiciones de condominio, que hoy en día establecen que los excedentes de energía de Paraguay sean vendidos a su socio a precio de costo.

La iniciativa, denominada Itaipú 2023 Causa Nacional, busca “informar a la ciudadanía y segundo formar para que todos podamos manejar elementos fundamentales” vinculados a la represa y a la situación energética del país, dijo a Efe su coordinador, Ricardo Canese, parlamentario del Mercosur por la concertación de izquierda Frente Guasu.

La plataforma está apoyada por bases populares, organizaciones civiles, centrales sindicales, el gremio del sector eléctrico y el Frente Guasú, la mayor formación de izquierda del país, del expresidente y actual senador Ferando Lugo (2008-2012).

Canese explicó que el objetivo apunta también a una recogida de firmas de un millón de paraguayos “de manera a forzar la aprobación de leyes energéticas tramitadas en el Congreso que beneficien al pueblo”.

A juicio de Canese, a partir de 2023 Paraguay debería contratar toda la energía de su propiedad para que la estatal Administración Nacional de Electricidad (ANDE) pueda licitarla para revenderla a precio de mercado al propio Brasil, Argentina o Chile.

Sin embargo, para ello la ANDE debería acometer la construcción de tres nuevas líneas de 500 Kv de Itaipú al conurbano de Asunción, a 330 kilómetros de la represa, y de este lugar otro tendido similar hasta Yacyretá, sur del país, la represa compartida con Argentina,

En esas condiciones, el Estado paraguayo puede capitalizar unos 3.600 millones de dólares al año frente a los 750 millones que recibe en la actualidad por compensaciones y cesión de energía en ambas centrales, indicó Canese.

Agregó que al mismo tiempo y una vez en vigor las leyes que obran en el Parlamento, todas vinculadas al aprovechamiento energético, se podría abaratar el precio de la electricidad, generar industrias que generen empleo y avanzar en la electrificación del transporte.

Con ese panorama, “en los próximos 15 años tendremos un exceso de energía si Brasil y Argentina nos pagan a precio de mercado, según nuestra propuesta, para que tengamos la libertad de volver a vender en esos país según la conveniencia”, subrayó.

El Gobierno de Paraguay designó un equipo de expertos para negociar la revisión del tratado de Itaipú, firmado en 1973 por el presidente paraguayo Alfredo Stroessner (1954-89) y el brasileño Emilio Garrastazu Médici (1969-1974), en el que la oposición no se fía.

Las futuras negociaciones complicaron la estabilidad del Gobierno de Mario Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado, después de que el pasado julio se conociera la existencia de un acuerdo secreto de compra de energía con Brasil, que estuvo a punto de exponerle a un juicio político.

“Ya nos han hipotecado durante la dictadura con el tratado de Itaipú, otra vez Abdo Benítez con el acta secreta volvió a hipotecar parte de la soberanía, y lo mismo (ocurrió) con el acuerdo Cartes- Macri en Yacyretá”, afirmó en el acto el presidente de Frente Guasu, el senador Carlos Filizzola.

El legislador se refirió al controvertido acuerdo de cogestión firmado en 2017 por el entonces presidente de Argentina, Mauricio Macri, y su par de Paraguay, Horacio Cartes, el cual obliga a este país a hacerse cargo de una deuda de construcción de 3.805 millones de dólares.

La derogación de ese pacto está impulsada por la oposición en el Congreso.

“Si bien la causa está centrada en Itaipú no nos debemos olvidar de Yacyretá, que tiene una deuda que tiene que ser pagada por Argentina en todo caso”, expresó Canese a Efe.

La presentación de la campaña reunió a antiguas figuras políticas como Domingo Laíno, del opositor Partido Liberal y de activa lucha contra la dictadura de Stroessner.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.