Belgrado, 31 oct (EFE).- La vigilancia de la frontera entre Serbia y Bulgaria será reforzada con 50 miembros de la agencia para la protección de las fronteras de la Unión Europea (Frontex), informó hoy en ministro serbio del Interior, Nebojsa Stefanovic.

Los agentes de Frontex apoyarán a los policías serbios en su intento de impedir la inmigración ilegal al país, precisó el ministro en una alocución en el Parlamento, según lo cita la agencia Tanjug.

Según Stefanovic, los centros serbios de refugiados acogen actualmente a unas 7.000 personas, con lo cual están al límite máximo de su capacidad.

Los refugiados no quieren quedarse en Serbia, un país de la ruta de los Balcanes por el que transitan numerosas personas que huyen de los violentos conflictos en Oriente Medio y esperan obtener asilo en Europa occidental.

Entre enero y octubre, un total de 108.000 inmigrantes han sido registrados.

Serbia reforzó a finales de julio pasado el control de sus fronteras con Bulgaria y Macedonia con patrullas conjuntas de la policía y el ejército para prevenir llegadas irregulares.

Stefanovic declaró que unas 23.000 personas fueron disuadidas de su intento de cruzar la frontera, y que en lo que va del año hubo más de 2.000 denuncias penales por tráfico ilícito de personas.