Madrid, 28 abr (EFE).- La Fiscalía de la Audiencia Nacional española se querelló contra el líder de Boko Haram, Abubakar Shekau, sus integrantes, colaboradores y financiadores por un delito de terrorismo, basado en el acoso y coacción a una religiosa española por este grupo terrorista en la ciudad nigeriana de Ganye.

La querella se basa en una denuncia interpuesta por el exjuez Baltasar Garzón y es la primera que se presenta en la Audiencia Nacional tras la reforma hace un año de la ley de justicia universal, que limita la competencia de la jurisdicción española para investigar delitos cometidos en el extranjero.

La fiscal Dolores Delgado, coordinadora de asuntos de terrorismo yihadista en la Fiscalía de la Audiencia Nacional, defiende la competencia de este tribunal en estos hechos por existir víctimas españolas, lo que permite, tras esa reforma, investigar un delito de terrorismo cometido fuera del territorio nacional.

Además, la fiscal entiende que este delito sería conexo a otro de lesa humanidad porque los hechos se engloban «en un contexto generalizado de actuaciones delictivas de naturaleza terrorista que está llevando a cabo la mencionada organización yihadista de forma sistemática contra personas y colectivos».

El hecho central de la querella se basa en un ataque de Boko Haram en Ganye, en el estado nigeriano de Adamada, el 22 de marzo de 2013, donde la religiosa española sor María Jesús Mayor García, de la Orden del Niño Jesús de Madrid, desarrollaba su labor.

Durante el ataque, la misionera fue víctima de acoso y coacción, y tras escapar y esconderse, fue rescatada por miembros de los servicios de inteligencia de Nigeria.

Después tuvo que ser evacuada «ante el manifiesto riesgo para su integridad y libertad siendo víctima de la actuación terrorista».

En cuanto al delito de lesa humanidad, la Fiscalía relata cómo Boko Haram «ha iniciado un ataque generalizado y sistemático contra una parte de la población civil nigeriana para crear un estado islámico puro gobernado por la Sharia».

Según la querella, que esgrime datos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), desde que en 2009 iniciara su campaña violenta Boko Haram ha asesinado a 12.000 personas y ha herido a otras 8.000 y en los últimos seis meses ha causado 2.000 muertos y 10.000 desplazados.

Entre esos asesinados podrían encontrarse las más de 200 niñas secuestrada en un colegio católico de Chobok, al norte de Nigeria, el 14 de abril de 2014, según informes de la ONU citados en la querella.

La Fiscalía destaca también que el principal objetivo de Boko Haram es el establecimiento de un estado islámico en Nigeria, coincidente con el de Al Qaeda, Estado Islámico (EI) y los Soldados del Califato (Magreb), «cuya acción terrorista ha sido y está siendo respectivamente de incidencia en España, Gran Bretaña, Bélgica, otros países de Europa, y Estados Unidos».

Además, su líder, Abubakar Shekaku, que recientemente manifestó su adhesión al EI, expresó en 2012 su solidaridad con otros grupos yihadistas y les alentó a seguir participando en ataques terroristas. EFE