Saná, 11 jul (EFE).- Los aviones de la coalición árabe, liderada por Arabia Saudí, continuaron sus bombardeos hoy contra posiciones de los rebeldes hutíes en la capital yemení, Saná, y en ciudades del sur del país pese a la entrada en vigor de la tregua humanitaria la pasada medianoche.

Los primeros ataques aéreos se registraron tan solo dos horas después del comienzo del alto el fuego y consistieron en tres bombardeos contra la sede del Departamento de Ingenieros del Ejército en Saná, en manos de los hutíes, según pudo constatar Efe.

La televisión hutí ‘Al Masira’ informó de que se registraron bombardeos en diferentes ciudades del sur del país, como Adén y Lahej, o en Taiz, en el sureste del Yemen.

Durante las horas previas a la entrada en vigor del alto el fuego -que estaba previsto que comenzase ayer, viernes, a las 23.59 hora local (20.59 GMT)-, la aviación saudí intensificó sus acciones y atacó diferentes posiciones hutíes y de las fuerzas aliadas con el expresidente Ali Abdalá Saleh en Saná, en el centro y sur del país.

La agencia de noticias yemení Saba, controlada por el movimiento rebelde, aseguró que al menos ocho civiles murieron en un ataque de la coalición contra la localidad de «Al Hadira», en la región de Sanhan, en el sudeste de la capital Saná.

En la provincia de Shebua, en el sur, también bombardeó seis posiciones de los rebeldes chiíes en Haban y destruyó un puente que une este lugar con la provincia vecina de Abian.

En Mareb, en el norte del Yemen, se registraron también choques a primera hora de este sábado entre las milicias de la Resistencia Popular, aliados de Hadi, quienes intentaron atacar a los rebeldes hutíes en Seruah, en el oeste de esa provincia, según fuentes de las fuerzas progubernamentales.

Asimismo, aviones de la coalición árabe lanzaron siete bombardeos hoy contra posiciones de los hutíes y sus partidarios, en diferentes zonas localizadas entre la capital y Mareb.

En cuanto a Taiz, en el suroeste, las fuerzas leales a Hadi combatieron contra los rebeldes en la carretera de Al Sitin, en el norte de la ciudad, dijo en un comunicado el portavoz de la Resistencia Popular, Mohamed al Humairi.

Agregó que «a pesar de que teóricamente la tregua ya comenzó, los combates en Taiz continúan, y con diferentes armas».

Aunque se comprometieron con la tregua auspiciada por la ONU tras intensas negociaciones, ambos bandos expresaron sus dudas sobre su cumplimiento y lanzaron advertencias a sus rivales.

El líder de los hutíes, Abdelmalek al Huti, cuestionó que Arabia Saudí y la coalición que lidera vaya a respetar la tregua humanitaria, mientras que el general Ahmed al Asiri, portavoz de esa alianza, afirmó que solo cumplirán con el cese de las hostilidades si lo hacen los insurgentes.

Desde que empezaron los bombardeos de la coalición a finales de marzo, más de 3.000 personas han muerto en el conflicto del Yemen y un millón han tenido que abandonar sus hogares.