Bruselas, 27 oct (EFE).- La Comisión Europea (CE) mostró hoy su solidaridad con la población italiana tras los dos fuertes terremotos registrados en las últimas horas en el centro de ese país y expresó su disposición a prestar toda la ayuda necesaria a las autoridades italianas.

«Seguiremos controlando la situación de cerca y estamos preparados para facilitar más ayuda», indicó en un comunicado el comisario europeo de Ayuda Humanitaria y Gestión de Crisis, Christos Stylianides, quien precisó que Bruselas ya ha enviado en las últimas horas mapas por satélite para ayudar a evaluar los daños.

El comisario trasladó la «plena solidaridad» de la UE con la población italiana y las autoridades italianas e indicó que los pensamientos de las instituciones están «con los afectados» y con el personal que lleva a cabo las tareas de salvamento sobre el terreno.

Recordó que algunas de las áreas afectadas por terremotos se encuentran en las mismas ciudades que ya sufrieron un fuerte seísmo el pasado agosto.

Explicó además que el centro de coordinación de respuestas de emergencia de la CE, que controla las 24 horas del día los desastres naturales, está en contacto desde anoche con las autoridades nacionales de protección civil.

Según el comisario, tras una petición de las autoridades italianas, Bruselas ha activado los servicios de gestión de emergencia de la UE Copernicus para facilitar mapas por satélite con el fin de ayudar a evaluar los daños en las zonas afectadas.

Dos meses después del terremoto del 24 de agostó que devastó localidades enteras y causó 297 muertos, en la misma zona se produjo ayer un temblor de magnitud 5,4 en la escala de Richter, a las 19.11 hora local (17.11 GMT), y a las 21.18 horas (19.18 GMT) otro de 5,9.

Durante la noche han continuado las réplicas y desde las 19.00 horas de ayer hasta las 08.00 de hoy se han producido más de 70 temblores de magnitud entre 3 y 4 en la escala de Richter, según el Instituto Italiano de Geofísica y Vulcanología (INGV).

Ante ello, las autoridades tomaron ayer la decisión de cerrar todos los colegios de las zonas afectadas.

Sobre todo después de que uno de los edificios más afectados del terremoto del 24 de agosto fue la escuela de Amatrice.