Bruselas, 12 may (EFE).- La Comisión Europea (CE) aseguró hoy que el acuerdo migratorio sellado con Turquía el pasado 18 de marzo para frenar la llegada de refugiados e inmigrantes irregulares hacia Europa no está muerto, pese a las recientes tensiones en el proceso hacia la exención de visados para ciudadanos turcos.

“No, no lo está”, respondió hoy el portavoz comunitario Margaritis Schinas al ser cuestionado por si el pacto migratorio estaba muerto tras la negativa del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, a modificar la Ley Antiterrorista turca para acercarla a la legislación europea y asegurar que su aplicación no se puede extender a periodistas o académicos.

La modificación de esta normativa turca es uno de los cinco requisitos que aún no cumple Ankara para que sus casi 80 millones de ciudadanos pueda viajar durante estancias costas al área de libre circulación de Schengen, de la que forman parte todos los Estados miembros de la UE menos el Reino Unido, Irlanda, Bulgaria, Rumanía y Chipre.

El portavoz recalcó, no obstante, que para dar ese paso “todas las condiciones deben ser cumplidas”, y recordó que la propuesta de la CE del pasado 4 de mayo para avanzar hacia la liberalización de visados está ahora en manos del Consejo de la UE y del Parlamento Europeo.

Schinas recordó que hoy mismo en Berlín el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, advirtió de que efectivamente si Turquía no cumple con los 72 requisitos fijados no habrá exención de visados para los ciudadanos turcos.

“Si persigue la estrategia de negar a los turcos el derecho a la exención de visados para viajar a Europa, entonces será él quien tenga que asumir la responsabilidad ante el pueblo turco. No es mi problema, es su problema”, sostuvo hoy Juncker.

Margaritis explicó asimismo que ni el presidente de la CE ni el propio Ejecutivo comunitario quieren “van a contribuir a ninguna retórica de la confrontación” con aquellos que quieren crear “ruido” acerca de este acuerdo.

“Hemos repetido muchas veces que esto es un contrato de confianza mutua, que requiere acción de ambas partes”, continuó, al tiempo que añadió que la Comisión tiene la “obligación institucional” de trabajar para la implementación de un acuerdo unánime entre los Veintiocho, de acuerdo con la opinión del PE.

Preguntado acerca de si la fecha para la liberalización de visados ha cambiado de junio, como se prometía en la declaración conjunta del 18 de marzo, a octubre, fecha que ha citado el propio Erdogan, el portavoz se limitó a decir que no iba a especular sobre el calendario.

Las dudas sobre la supervivencia del pacto migratorio turco europeo surgieron a partir de la dimisión la semana pasada del primer ministro turco Ahmet Davutoglu, quien había negociado con la UE el acuerdo.

Erdogan se mostró tajante en los días posteriores al negarse a modificar la Ley Antiterrorista.

“Nos pusieron 72 criterios (para eliminar los visados). Ahora quedan cinco y uno de ellos es terrible, se trata de cambiar la ley antiterrorista. ¿Desde cuándo se ha visto que Turquía recibe órdenes? Eso no va a suceder”, señaló Erdogan este martes.