Nueva York, 13 abr (EFE).- En las elecciones en Estados Unidos, tan importante como conquistar el corazón de los votantes es ganarse sus bolsillos, y la disputada carrera por la alcaldía de Nueva York es un claro ejemplo de cómo estas donaciones, además, pueden ofrecer detalles trascendentales sobre los apoyos a los grandes favoritos.

El número de donantes o las aportaciones repartidas por distritos y barrios son algunos de los datos que se pueden extraer de las donaciones a las campañas electorales y que plasmados en un mapa dan pistas sobre los apoyos que un candidato tiene en los barrios más adinerados o en las zonas obreras.

«La posibilidad de visualizar los patrones de contribución en este mapa ofrece a un votante potencial un par de cosas. Una es que puede tener una idea del apoyo financiero que recibe cada candidato y, tal vez, que un candidato está obteniendo la mayor parte o la totalidad de sus contribuciones de una sola parte de la ciudad», explica a Efe Steven Romalewsky director del servicio de mapas de la Universidad CUNY.

En Estados Unidos las donaciones privadas, tanto de individuos como de corporaciones, son un elemento fundamental en todos los comicios y solo algunos multimillonarios con aspiraciones políticas pueden permitirse el lujo de no recurrir a este tipo de financiación para sufragar los gastos de su campaña electoral.

UNAS ELECCIONES MUY ABIERTAS

La carrera para ocupar el asiento que dejará vacante el actual regidor Bill de Blasio, que concluye su segundo y último mandato, es una de las más concurridas de los últimos años.

Más de una treintena de aspirantes se han presentado a la contienda por administrar la capital cultural y económica del país y hacerse con el que algunos consideran como el trabajo más complicado del país, después del de presidente.

De entre la miríada de candidatos, casi todos ellos demócratas, solo un puñado destaca en las encuestas, encabezadas hasta ahora por Andrew Yang, un empresario que se dio a conocer en las primarias a las elecciones presidenciales, donde sorprendió por su capacidad de contactar con las generaciones más jóvenes a través de las redes sociales.

Junto a él, el presidente del distrito de Brooklyn, Eric Adams; el actual interventor de la ciudad, Scott Stringer y la activista, abogada y exasesora de De Blasio Maya Wiley, son los nombres que más aparecen en los sondeos, en los que también se asoman algunos otros contendientes.

En la ciudad de Nueva York, tradicionalmente demócrata, se considera que las elecciones prácticamente se ganan en las primarias demócratas, que se celebran el próximo 22 de junio, aunque los comicios a la alcaldía no tienen lugar hasta noviembre.

LOS FAVORITOS, FAVORECIDOS TAMBIÉN POR LOS BOLSILLOS

El mapa elaborado por la Universidad CUNY (https://www.nyccfb.info/follow-the-money/cunymap-2021) muestra como estos cuatro candidatos y quizá otros tres más no sólo son los preferidos, por el momento, por los potenciales votantes, sino que también son los que más apoyo financiero han logrado hasta ahora.

Los datos revelan que Andrew Yang y Maya Wiley son quienes han logrado movilizar económicamente a más simpatizantes en la lid por administrar el Nueva York postpandémico, acuciado por la crisis económica, la escasez de vivienda o las brechas sociales.

Hasta el momento 20.198 personas han contribuido a la campaña de Yang y 15.347 a la de Miley, pero con la diferencia de que en el caso del empresario, casi la mitad de esas donaciones provienen de fuera de la ciudad.

Les siguen la activista Dianne Morales (11.912), Scott Stringer (9.700), Eric Adams (8.736), el exvicepresidente de Citi Group Raymond McGuire y el exsecretario de vivienda Shaun Donovan (4.868).

Mattew Sollars, de la Junta de Financiamiento de Campañas, que recoge los datos con los que CUNY elabora su mapa, destaca a Efe que desde su organismo se intenta favorecer una mayor transparencia y que los candidatos consigan el mayor número posible de donaciones, ofreciendo fondos públicos por cada mil donaciones iguales o menores de 250 dólares.

En cuanto dinero total recaudado hasta el momento destacan los 7,3 millones de McGuirre, un candidato que no entra todavía en las apuestas de los expertos, pero cuya campaña ha recaudado más del triple que Yang (2,1 millones), Stringer (1,9 millones) o Wiley (1 millón).

APOYOS EN TODOS LOS DISTRITOS

Otra de las ventajas de este mapa, como destacan sus desarrolladores, es que permite captar de un solo vistazo la distribución de las contribuciones en los distintos barrios, por lo que se puede saber en qué distrito tiene más apoyos económicos o si cuenta con el mismo respaldo monetario en el adinerado Manhattan, en el multicultural Queens o en el conservador Staten Island.

Por ejemplo, el empresario Yang cuenta con apoyo en los cinco distritos de la ciudad, sobre todo en Manhattan y partes de Brooklyn y Queens, como muestran el mapa, que destaca en verde oscuro las zonas con más contribuciones.

El amplio patrocinio de Yang es compartido por aspirantes como Stringer o Adams. Sin embargo, Raymond McGuire, a pesar de ser el candidato que ha recibido más dinero en donaciones, solo cuenta con apoyos en Manhattan y Brooklyn, así como en algunas zonas aisladas de otros distritos.

Todos aspiran a ocupar la silla de De Blasio, que en las primarias de 2013 se hizo con 4,6 millones de dólares en contribuciones, aportadas por 10.022 donantes, y se impuso a Christine Quinn, que partiendo como favorita en los primeros compases de la carrera llegó a conseguir 7,6 millones en contribuciones realizadas por 11.519 simpatizantes.

Jorge Fuentelsaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *