Madrid, 4 may (EFE).- La Bolsa española cayó hoy el 1,26 %, por debajo de los 8.700 puntos, en una jornada en la que se vio lastrada de nuevo por el sector financiero y por algunos datos macroeconómicos que fueron peores de lo previsto.

El IBEX 35, el principal selectivo nacional, perdió hoy 110,60 puntos, ese 1,26 %, hasta los 8.654,30 puntos, con lo que ya encadena su quinto día en números rojos y aumenta sus pérdidas en lo que va de año hasta el 9,32 %.

Las pérdidas también fueron generalizas en Europa, donde Londres cayó el 1,19 %, después de que ayer la Comisión Europea hablase por primera vez abiertamente de los riesgos del “Brexit”; el índice EuroStoxx, el 1,34 %; París, el 1,09 %; Fráncfort, el 0,99 % y Milán, el 0,17 %.

El pesimismo se mantuvo hoy en el Viejo Continente después de que ayer el sector financiero centrase la atención de los inversores ante la situación del banco alemán Commerzbank, tras la caída de su beneficio y las sospechas sobre irregularidades.

En el caso del parqué español, los inversores comenzaron la jornada decantándose por las compras y, con un avance del 0,20 %, el IBEX 35 se situaba a las puertas de los 8.800 puntos.

Una vez cerrada la Bolsa de Tokio, el selectivo nacional seguía la senda alcista que marcaban el resto de plazas europeas, que se alejaban así del pesimismo que registró en la víspera Wall Street, ante la debilidad del dólar y los malos datos macroeconómicos chinos.

Sin embargo, poco después, la tendencia positiva que registraba el IBEX 35 se revirtió tras la publicación del índice PMI Compuesto final de Actividad Total de la Zona Euro, que ha desvelado que el crecimiento de la zona euro se mantuvo decaído en abril.

Tampoco gustó a los inversores el dato del comercio minorista, que arrojó unos resultados negativos.

Así, a mediodía, el IBEX 35 aunque lograba mantener los 8.700 puntos, caía el 0,69 %, y ello, pese a publicarse los datos de desempleo y afiliación a la Seguridad Social de abril, que aunque se situaban entre los mejores de la serie histórica, no lograban animar a la Bolsa.

En el plano económico, el Banco de España alertó hoy de que la actual situación de incertidumbre política podría afectar negativamente a la economía al retrasar las decisiones de inversión y consumo.

Por su parte, Wall Street abrió hoy con pérdidas después de conocerse un dato peor de lo esperado sobre la evolución del mercado laboral.

Todo ello provocó que la Bolsa española haya sumado hoy su quinta sesión consecutiva de pérdidas, y que se haya situado en niveles de mediados de abril.

De los grandes valores del IBEX 35, Santander fue el más bajista, con un retroceso del 2,45 %; seguido del BBVA, con el 2,26 %; Telefónica, el 1,58 %; Iberdrola, el 1,16 %; Inditex, el 1,13 %; y Repsol, que perdió el 0,37 % tras la caída del petróleo por debajo de 45 dólares.

Dentro del selectivo español, tras Santander que fue el valor que más perdió, se situó Banco Popular, que cayó el 2,43 %.

Por el contrario, en el lado de las ganancias destacó Acerinox, que subió el 2,09 % y ArcelorMittal, que lo hizo el 1,33 %.