Madrid, 2 may (EFE).- La Bolsa española, en una sesión semifestiva en España y con escaso volumen de negociación, cerró hoy plana, con una leve caída del 0,04 % que le permitió mantener los 9.000 puntos, a pesar de la tendencia negativa de la banca.

Así, con la prima de riesgo en el entorno de 131 puntos básicos, el principal selectivo español, el IBEX 35, se dejó 3,60 puntos, el 0,04 %, hasta 9.022,10 puntos, con lo que las pérdidas del año se elevan al 5,47 %.

En el resto de Europa, donde Londres permaneció cerrada por festivo, la Bolsa de Milán también se dejó el 0,97 %, mientras que París subió el 0,31 % y Fráncfort, el 0,84 %.

En el caso del mercado español, después de cerrar el pasado viernes con una caída del 2,62 %, hasta quedar en 9.025,7 puntos, la Bolsa comenzó la primera sesión de mayo con dudas.

Aunque abrió en positivo, poco después se dio la vuelta y cotizó por debajo de 9.000 puntos, afectada por el Nikkei de Tokio, que en su quinta jornada consecutiva de pérdidas cayó el 3,11 %, debido al fuerte avance del yen frente al dólar y a la decisión del Banco de Japón de mantener su política monetaria.

Pese a ello, la Bolsa española consiguió darse la vuelta gracias al tirón que registraba Inditex -el mayor valor del IBEX 35 por capitalización bursátil- cuyas ganancias compensaban las pérdidas que de nuevo registraba parte del sector financiero.

De esta manera, la Bolsa española cotizó en positivo durante gran parte de una sesión en la que se conoció el índice PMI manufacturero español, que aumentó notablemente en abril.

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, dijo hoy que las dudas «sobre el futuro de la zona del euro y de la Unión Europea en general, contribuyen a la incertidumbre para particulares y empresas», lo que puede reducir el consumo y la inversión.

En un discurso en el congreso anual del Banco Asiático de Desarrollo, celebrado en Fráncfort, Draghi consideró que «eliminar esta incertidumbre ayudará a impulsar el consumo y a desatar la inversión en el continente».

Al final de la sesión, la apertura mixta de Wall Street y las menores ganancias que registraba Inditex desinflaron a la Bolsa española, que finalmente cerró a la baja.

De los grandes valores del IBEX 35, Santander perdió el 1,11 %; Repsol, el 0,83 %; BBVA, el 0,69 %; Telefónica, el 0,15 %; mientras que Iberdrola subió el 0,89 % e Inditex, el 1,62 %.

Mapfre fue el valor más alcista del IBEX 35 al subir el 2,03 %, mientras que el Banco Popular fue el que más se ha dejado, el 3,79 %.