Madrid, 28 oct (EFE).- La Bolsa española cerró hoy prácticamente plana, con una subida del 0,04 %, que le valió para recuperar los 9.200 puntos, a pesar de los desplomes de los bancos Popular y Sabadell, y las pérdidas generalizadas entre el sector bancario.

El principal indicador español, el IBEX 35, sumó 4,10 puntos, ese 0,04 %, hasta los 9.201,30, y avanzó en la semana el 1,11 %, con lo que reduce la caída acumulada en el año al 3,59 %.

Entre el resto de grandes plazas de Europa, París subió el 0,33 % y Londres, el 0,14 %; mientras que Milán cedió el 0,59 % y Fráncfort, el 0,20 %.

La principal noticia económica que conocieron los inversores europeos fue la publicación del PIB en EEUU, que creció el 2,9 % en el tercer trimestre del año, una cifra que ha superado las expectativas de los expertos. En el caso de España, el avance de la economía en el tercer trimestre ha sido del 0,7 %.

En el mercado de materias primas, el barril de petróleo Brent, el de referencia en Europa, se situó por debajo de la barrera de los 50 dólares, en 49,91.

El euro se apreció hasta los 1,094 dólares, en sentido opuesto a la libra, que bajó hasta los 1,215 dólares.

Las referencias asiáticas fueron mixtas, ya que Tokio cerró con un repunte del 0,63 %, pero en las bolsas chinas se generalizaron las pérdidas.

En España, la jornada volvió a estar marcada por los resultados empresariales, que hoy lastraron al IBEX, al igual que la corrección de la banca tras varias jornadas de euforia en el sector.

Banco Sabadell ganó hasta septiembre 646,9 millones de euros (704 millones de dólares al cambio actual), lo que supone un 11,6 % más que en el mismo periodo de 2015; aunque los expertos auguraban unos números mejores y la entidad ha cedido el 3,78 % al cierre de la sesión.

Banco Popular obtuvo un beneficio de 94 millones de euros (102 millones de dólares) entre enero y septiembre, un 66 % menos que un año antes, y ha confirmado que terminará el año en números rojos, lo que ha motivado un retroceso en bolsa del 8,42 %, hasta 1,011 euros, niveles de finales del año 1990.

La jornada comenzó en el parqué español con unas pérdidas del 0,79 %, una tendencia negativa en línea con el resto de Europa.

A mediodía, el retroceso se reducía al 0,46 %, con los grandes valores y la banca como los principales lastres del IBEX.

Más tarde, Wall Street contribuyó a la recuperación del mercado español al abrir en terreno positivo, empujado por los buenos datos sobre la actividad económica en el país.

Durante la sesión, la prima de riesgo española escaló hasta los 106 puntos básicos.

Entre los grandes valores del IBEX 35, Inditex cedió el 0,96 %; Santander, el 0,44 % y BBVA, el 0,30 %; mientras que Telefónica subió el 0,87 %; Iberdrola, el 0,26 % y Repsol, el 0,23 %.

Los valores más alcistas fueron IAG y ACS, al rebotar el 5,83 % y el 3,45 %, respectivamente.