Tokio, 7 abr (EFE).- Japón celebra hoy unos comicios locales que pueden servir para medir la fortaleza del primer ministro, Shinzo Abe, y de su coalición conservadora al frente del Gobierno de cara a las elecciones para renovar la cámara alta parlamentaria en julio.

Hoy se eligen en las urnas los gobernadores de 11 prefecturas (incluidas algunas de peso como Osaka y Kanagawa), seis alcaldías (entre ellas la ciudad de Osaka, tercera del país) y también la composición de asambleas regionales en 41 de las 47 prefecturas del país y de asambleas municipales en 17 ciudades.

El resultado de estos comicios puede servir a su vez de barómetros para el empuje de Abe y su conservador Partido Liberal Demócrata (PLD) en zonas rurales afectadas por la despoblación en las que el programa de reforma económico del primer ministro, en el poder desde 2012, ha logrado surtir menor efecto.

Además, los comicios de hoy llegan dos días después de que un viceministro de Infraestructura dimitiese tras decir que se había dado prioridad a reformar una autopista que pasa por los distritos electorales en los que concurren como parlamentarios el propio Abe y el vice primer ministro, Taro Aso, para contentarlos a ambos.

Es el último de una serie de escándalos de abuso de poder que en los últimos años han afectado a Abe y al PLD, que aún así han salido hasta ahora indemnes en las urnas.

Japón celebra otra ronda de elecciones locales el próximo 21 de abril en la que, entre otros, se elegirán alcaldes para los distritos de Tokio, la mayor ciudad del país, y también se renovará la asamblea regional de la capital nipona.