Roma, 19 jul (EFE).- Italia recordó hoy al juez Paolo Borsellino, asesinado por la mafia hace 23 años, y lo hizo en medio de una controversia por una supuesta frase amenazante sobre la hija del magistrado que ha salpicado al propio presidente de Sicilia.

Entre las personalidades que recordaron hoy su asesinato estuvo el primer ministro, Matteo Renzi, que en su perfil de Facebook pidió “no olvidar nunca el heroísmo” de Borsellino y de los cinco miembros de su escolta que murieron con él.

El 19 de julio de 1992 el juez, figura clave de la lucha contra Cosa Nostra (mafia siciliana), era asesinado con un artefacto explosivo en el portal de la casa de su madre, en la palermitana vía Mariano D’Amelio, donde hoy se realizó una ofrenda floral.

Esta efeméride estuvo este año marcada por la controversia suscitada a raíz de la publicación de una supuesta conversación telefónica mantenida en 2013 por el presidente de Sicilia, Rosario Crocetta, y el médico, Matteo Tutino.

El encargado de divulgar la interceptación ha sido el semanario “L’Espresso” y en el curso de la misma, al parecer, Tutino dice al gobernador siciliano que la hija de Borsellino, Lucia, por entonces Consejera de Sanidad, “debe ser eliminada como su padre”.

Una afirmación ante la que, según recoge la revista, Crocetta no mostró indignación alguna, lo que ha provocado un gran revuelo en el país.

Tal es así que al respecto se han manifestado notables personalidades como la presidenta de la Cámara de los Diputados, Laura Boldrini; el presidente del Senado, Piero Grasso, o el ministro del Interior, Angelino Alfano.

Crocetta, que se ha declarado muy dolido por este caso, ha asegurado desde el primer momento que él no escuchó dicha frase y ha anunciado su suspensión temporal del cargo a la espera de que se esclarezcan los hechos.

Según “L’Espresso” esta conversación está incluida en una investigación de la Fiscalía de Palermo pero el procurador aludido, Francesco Lo Voi, ha afirmado que esta frase no consta entre sus informes.

Esto ha hecho que se ponga en cuestión a la revista y su director, Luigi Vicinanza, ha asegurado que “la llamada telefónica, horrenda y vergonzosa, existe”.

“‘L’Espresso’ no se ha inventado nada, no ha añadido nada y no ha escondido nada. Ha tenido una noticia, la ha verificado y la ha publicado”, dijo en un editorial publicado en el propio semanario.

Crocetta ha denunciado una campaña mediática de desprestigio y el ministro Alfano le ha llamado a aclarar los hechos.

El fiscal Lo Voi ha asegurado: “La familia Borsellino merece respuestas y las tendrá”.

Ayer, en un acto conmemorativo del asesinato del juez, intervino uno de sus hijos, Manfredi, quien aseguró que su hermana “ha portado una cruz” como Consejera de Sanidad, cargo del que dimitió el pasado 30 de junio.

Paolo Borsellino es uno de los símbolos de la lucha contra la mafia junto al magistrado Giovanni Falcone, asesinado por Cosa Nostra en mayo del mismo año.