Roma, 27 oct (EFE).- El gobernador del Banco de Italia (central), Ignazio Visco, fue hoy confirmado en el cargo durante otros seis años a pesar de las críticas que ha recibido por su gestión de la crisis bancaria del país.

El jefe del Estado, Sergio Mattarella, confirmó hoy a Visco en el cargo con un decreto que supone el punto final del proceso para su nombramiento, después de la aprobación del Ejecutivo en Consejo de Ministros y del consejo directivo del Banco de Italia.

Su mandato expiraba el próximo 31 de octubre y su confirmación al frente del banco central del país había sido puesta en tela de juicio por diversas fuerzas políticas, dada su gestión de la crisis del sector bancario italiano.

Se le reprocha la supuesta falta de vigilancia ante los problemas en sus seis años en el cargo, en los que la banca ha sufrido crisis como la derivada de los créditos morosos o las de entidades como Veneto Banca y Banco Popolare di Vicenza, liquidadas, o Banca Monte dei Paschi di Siena, rescatada por el Estado.

El ex primer ministro Matteo Renzi, secretario del gubernamental Partido Demócrata (PD), se ha mostrado abiertamente contrario a su nombramiento y un grupo de diputados presentó y logró aprobar en la Cámara Baja una moción en la que se pedía no nombrar a Visco.

No obstante, el actual primer ministro y correligionario de Renzi, Paolo Gentiloni, ha dado finalmente luz verde al nombramiento en el Consejo de Ministros.

Lo hizo pese a la ausencia de algunos de los ministros de la línea «renziana» del Gobierno, como la subsecretaria de Estado en la presidencia, Maria Elena Boschi, o el ministro de Infraestructuras, Graziano Delrio, que alegaron enfermedad, según informan los medios.

La Asociación por los Derechos de Usuarios y Consumidores (ADUC) lamentó la confirmación de Viscto «después de sus seis años en el cargo en los pocos se hubieran percatado de su presencia de no ser por su escasa labor de vigilancia», señala en un comunicado.

Visco (Nápoles, 1949), licenciado en Economía y Comercio por la Universidad «La Sapienza» de Roma, fue subdirector general del Banco de Italia desde enero de 2007, tres años después de ser nombrado funcionario general del ente, y en 2011 se puso a su frente.

De 1997 a 2002 fue economista jefe y director del Departamento de Economía de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Sistema Europeo de Bancos Centrales (SEBC) entre 2009 y 2010.

Sucedió en el cargo a Mario Draghi, que desde inicio de 2011 preside el Banco Central Europeo (BCE).