Jerusalén, 28 abr (EFE).- El primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, rechazó hoy la iniciativa francesa para celebrar una conferencia internacional en París con la que relanzar el diálogo de paz entre israelíes y palestinos, y que comenzaría con una reunión ministerial el próximo 30 de mayo.

"Israel sigue sosteniendo la postura de que el mejor camino para la resolución del conflicto entre Israel y los palestinos es a través de negociaciones directas y bilaterales", señaló hoy Netanyahu en un comunicado.

El primer ministro insistió en que "Israel está dispuesta a comenzar (estas negociaciones bilaterales) inmediatamente sin condiciones previas".

"Cualquier otra iniciativa diplomática aleja a los palestinos de la mesa de negociaciones directas", apuntó.

Netanyahu respondía así al anuncio el pasado 21 del ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, sobre que convocará una reunión ministerial en París el próximo 30 de mayo para relanzar el diálogo de paz en Oriente Medio.

En esa cita participarán representantes del Cuarteto de Oriente Medio (Estados Unidos, Rusia, la Unión Europea y ONU), de la Liga Árabe y del Consejo de Seguridad, así como de "una veintena de países", según declaró el ministro galo.

Sin embargo, no serán parte ni israelíes ni palestinos, en una decisión con la que Francia pretende "desapasionar las discusiones", informó el diario "Libération", que añadió que la conferencia será inaugurada por el presidente de Francia, François Hollande.

La negativa israelí a una conferencia internacional forma parte de su tradicional política de resolver los conflictos con sus vecinos de forma directa para no verse presionado por la comunidad internacional a hacer concesiones.

Por el contrario, hace ya varios años que los palestinos rechazan el diálogo directo con Israel porque consideran que no serían unas negociaciones de igual a igual, y abogan porque la resolución del conflicto tenga un aval internacional.

El mismo día en que Ayrault hizo el anuncio, el secretario general de la OLP, Saeb Erekat, dio la bienvenida a la iniciativa y exhortó a la comunidad internacional a "dar este paso de forma seria" y "aprovechar esta oportunidad para poner fin a décadas de ocupación, colonización y exilio".

La última vez que las dos partes negociaron directamente fue en el primer trimestre de 2014, cuando la Administración de Barack Obama consiguió sentar a ambas partes en un diálogo que no pasó de la fase preliminar.