Jerusalén, 19 oct (EFE).- Israel cree que una propuesta palestina para que la UNESCO declare el principal santuario judío, el Muro de las Lamentaciones, parte del complejo de la Mezquita de Al Aqsa “degrada” a esa organización, según señala un comunicado del Gobierno israelí difundido hoy.

“Los intentos por parte de los palestinos de reescribir la historia son degradantes y fracasarán”, asegura en la nota la viceministra israelí de Exteriores, Tzipi Hotovely, con motivo de la eventual votación esta semana de la propuesta, que ha sido presentada a través de seis países árabes que son miembros del Comité Ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Hotovely, que ha ordenado a sus diplomáticos que hagan el máximo esfuerzo para hacer fracasar la iniciativa, destaca que “el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones”, ambos en la parte este de Jerusalén que Israel ocupó en 1967, son “piedras fundamentales de la historia judía”.

“Es un hecho histórico que nadie puede apelar. El vínculo histórico entre el pueblo de Israel y su tierra es más fuerte que cualquier propuesta provocadora de los palestinos, y frente a sus mentiras seguiremos presentando una verdad simple y básica, y es la de que somos soberanos en nuestra tierra”, agregó.

El destino de los lugares sagrados en Jerusalén es uno de los escollos más importantes en la resolución del histórico conflicto palestino-israelí, y la disputa por la Explanada de las Mezquitas o Monte del Templo alienta la actual ola de violencia en la región.

En otro comunicado, el Ministerio considera que la votación “para que se considere sagrado para el islam el Muro de las Lamentaciones, deforma la realidad y los hechos históricos en Jerusalén”.

En él se agrega que Israel está tratando de recabar apoyos entre países amigos y entre los dirigentes de la UNESCO para torpedear la iniciativa palestina”.

“Se trata de un intento de deformar la historia y de borrar la relación entre el pueblo judío y su lugar más sagrado mediante la creación de una realidad falsa”, concluye.

El Muro de las Lamentaciones, que los judíos veneran como su santuario más importante, es el muro occidental de contención de la gigantesca plataforma sobre la que hace dos mil años se alzaba el templo de Jerusalén y sobre la que hoy se encuentran el Domo de la Roca y la Mezquita de Al Aqsa, tercera en la jerarquía del islam.