Dublín, 4 abr (EFE).- El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, y la canciller alemana, Angela Merkel, expresaron hoy su voluntad de mantenerse «unidos» ante cualquier escenario del «brexit», al tiempo que se comprometieron a hacer «todo lo posible» para evitar un divorcio sin acuerdo.

El líder democristiano se reunió este jueves en Dublín con Merkel, quien reiteró su solidaridad con Irlanda, el país que más afectado se vería por un posible divorcio salvaje entre Londres y Bruselas a causa de su estrecha relación comercial con el Reino Unido.

Varadkar indicó que «queda poco tiempo» para el «brexit» y reiteró la necesidad de prepararse para «cualquier escenario», incluida una salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo.

«Queremos estar unidos los 27 (países que seguirán en el bloque). Hasta el último momento, hablo en nombre del Gobierno alemán, haremos todo lo que podamos para evitarlo, pero tenemos que hacerlo juntos con el Reino Unido y a partir de la posición que nos presenten», declaró Merkel durante una rueda de prensa conjunta.

La dirigente alemana hacía así referencia a la cumbre extraordinaria comunitaria de la próxima semana, en la que los países miembros y la Comisión Europea estudiarán la petición de Londres para retrasar su ruptura con el bloque más allá de la fecha prevista del 12 de abril.

«Espero que las intensas conversaciones que están en marcha en Londres desembocarán en una situación el próximo miércoles en la que la primera ministra (británica), Theresa May, tendrá algo sobre la mesa para que podamos seguir hablando», indicó Merkel.

La «premier» conservadora quiere pedir una nueva prórroga del «brexit» a Bruselas para negociar con el líder de la oposición un plan conjunto que le asegure el apoyo de la Cámara de los Comunes, después de tres rechazos al acuerdo de salida que ella misma pactó con el bloque el pasado noviembre.

A este respecto, Varadkar pidió «paciencia» y «comprensión» hacia la «difícil situación» en la que se encuentra May, aunque reconoció que ésta tiene de presentar «un plan de avance realista y creíble» para abordar la concesión de cualquier prórroga, que debe contar con el respaldo unánime de los Veintisiete.

Merkel también insistió hoy en la necesidad de buscar soluciones para evitar el restablecimiento de una frontera dura entre la provincia británica de Irlanda del Norte y la República de Irlanda en caso de que se produzca un «brexit» sin acuerdo.

Por ello, antes de su encuentro oficial, Varadkar y Merkel participaron en una mesa redonda con ciudadanos irlandeses y norirlandeses para escuchar sus argumentos a favor de la invisibilidad fronteriza, clave para la economía de toda la isla y el proceso de paz y reconciliación.

Además de expresar su solidaridad con la posición de Dublín, Merkel preguntó a Varadkar sobre sus planes para proteger el mercado único en un escenario de «brexit» brusco, según explicó el propio «taoiseach» (primer ministro irlandés).

El jefe del Ejecutivo de Dublín recordó que no hay planes para levantar una infraestructura fronteriza si ocurre un divorcio abrupto, y defendió el llamado «backstop», la salvaguarda incluida en el acuerdo de salida para mantener abierta la línea divisoria entre las dos Irlandas.

Este mecanismo prevé que el Reino Unido permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte también esté alineada con ciertas normas del mercado único hasta que se establezca una nueva relación comercial entre ambas partes.

Sin embargo, el Parlamento británico ya ha rechazado en tres ocasiones el pacto del «brexit» que May selló con Bruselas el pasado noviembre, por su oposición, principalmente, a la citada salvaguarda.

«Simplemente, tenemos que ser capaces de hacer esto. Tenemos que tener éxito y confiar en que podremos lograr un acuerdo con el Reino Unido», concluyó Merkel, quien se mostró optimista respecto a la posibilidad de cerrar este divorcio de «una manera ordenada».

Por Javier Aja