Washington, 21 jun (EFE).- Con pancartas, gritos y confeti de los colores de la bandera de Irán, cientos de personas se manifestaron este viernes frente al Departamento de Estado de EE.UU. para pedir al Gobierno de Donald Trump que incremente su campaña de «máxima presión» y derribe al Ejecutivo iraní.

«Estoy aquí para apoyar las sanciones estadounidenses y pedir que derriben al régimen», dijo a Efe Jam Zemani, que en 1990 huyó de Irán porque sus padres «estaban en peligro» por sus ideas políticas.

La mujer, de 32 años y residente en Texas, llevaba un chaleco amarillo que, con letras azules, que decía: «Liberen Irán»; y también portaba una pancarta con el rostro de Maryam Rajavi, la presidenta del grupo opositor iraní Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (CNRI).

El CNRI es un movimiento con sede en París cuyo objetivo es derrocar a la teocracia islámica que impera en Irán desde 1979.

«Queremos que Maryam Rajavi sea quien reemplace al régimen. Es hora de que haya democracia, ella debe asumir el mando y después convocar elecciones», afirmó Zemani.

Preguntada sobre por qué cree que Rajavi sería una buen líder para Irán, la activista contestó: «Porque es feminista, apoya la idea de que las mujeres tengan los mismos trabajos que los hombres, pero también conecta con la parte musulmana del país, lleva un pañuelo en el pelo. Es un buen balance».

La manifestación fue convocada por la Organización de Comunidades irano-americanas, un grupo que se dedica a presionar al Congreso y Gobierno de EE.UU. para que conseguir que Irán «se convierta en una república laica, democrática y sin armas nucleares», según figura en su web.

En un comunicado, esa organización explicó que el objetivo de la marcha es apoyar la campaña de «máxima presión» que el Ejecutivo de Trump ha impuesto sobre Irán.

El Gobierno de EE.UU. se retiró unilateralmente hace más de un año, el 8 de mayo de 2018, del acuerdo nuclear suscrito en 2015 con Irán, la Unión Europea (UE) y otras cinco potencias (Rusia, China, el Reino Unido, Francia y Alemania).

Desde entonces, EE.UU. ha vuelto a imponer todas las sanciones que había levantado como fruto del pacto, que fijaba limites al programa atómico iraní.

Las tensiones entre Irán y EE.UU. se han agudizado en los últimos días tras el derribo por parte de Irán de un dron estadounidense.

Trump confirmó hoy viernes haber ordenado el jueves un ataque contra Irán en represalia por el derribo de un dron estadounidense por parte de Teherán, aunque reconoció que suspendió la orden poco después para evitar víctimas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *