Lausana (Suiza), 1 abr (EFE).- Tras un día maratoniano de negociaciones, lleno de confusión y enorme expectativa venció en la medianoche de Lausana, Suiza, sin resultados concretos, el plazo acordado para alcanzar un pacto nuclear entre Irán y seis grandes potencias mundiales.

Noventa minutos después de la medianoche, hora local en Lausana, Suiza, el ministro de Exteriores iraní, Mohamed Yavad Zarif, confirmó que no se había alcanzado todavía un acuerdo pero que las partes han decidido seguir negociando el miércoles por la mañana.

Zarif declaró que las negociaciones “avanzaron bastante” y expresó su esperanza de poder empezar a redactar el texto este miércoles, o sea, un día después del plazo pactado.

“Hemos trabajado desde las siete de la mañana (05.00 GMT, de miércoles), fue un día muy ocupado para todas las delegaciones. Hemos logrado bastante pero la gente necesitaba descansar”, explicó el ministro -en inglés- ante los periodistas en el hotel Beau Rivage Palace donde se celebran estas negociaciones.

Pocos minutos antes, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, ofreció una versión diferente diciendo que ya se ha logrado un acuerdo de principios en los puntos clave de un eventual pacto.

“Ahora se puede anunciar con suficiente confianza que los ministros alcanzaron un acuerdo en los principales temas”, manifestó Lavrov en declaraciones a la prensa rusa.

Nada se oyó al final de la jornada de forma oficial de la delegación de Estados Unidos, liderada por el secretario de Estado, John Kerry, quien ha estado en Lausana desde el pasado jueves, en un intento de impulsar las negociaciones con los iraníes.

El Departamento de Estado se limitó a anunciar que el presidente, Barack Obabama, fue informado por el equipo de Kerry vía vídeo-conferencia sobre lo sucedido en el último día de la cumbre.

Y Francia, el país que en las últimas semanas se presentó con la posición más dura frente a Irán, anunció poco después de la última final de la reunión plenaria que su ministro de Exteriores, Laurent Fabius, había abandonado Lausana rumbo a París.

Sin embargo, una fuente de la delegación gala explicó a la prensa que el ministro iba a volver a Suiza en caso de ser de utilidad.

Los demás ministros, con excepción del chino Wang Yi, quien ya se fue en la tarde del martes.

Así terminó un día frenético, lleno de altibajos que no acabó con el acuerdo nuclear que se esperaba, en medio de incertidumbre sobre cómo seguir adelante ante el incumplimiento del plazo acordado.

Según el ministro ruso, la responsable de política exterior de la UE, Federica Mogherini, que coordina el grupo internacional de negociación, anunciará junto con Zarif lo acordado.

En caso de ser un tratado aceptable para todas las partes, los detalles técnicos y legales del mismo deberán ser negociados en los próximos tres meses, para firmar el pacto final y definitivo de aquí al 30 de junio próximo.

Según explicaron a lo largo del día varias fuentes, el principal escollo es cómo levantar las sanciones de la ONU contra Irán y establecer la duración de un acuerdo, que debería tener una vigencia mínima de una década o incluso más, según las potencias occidentales.

Así las cosas, las partes se reunirán este miércoles a primera hora de la mañana y después se espera que Mogherini y Zarif anuncien algún tipo entendimiento o acuerdo, según adelantó Lavrov.

El objetivo de un pacto nuclear con Irán es ponerle fin a una década larga de conflicto en torno al controvertido programa nuclear iraní, del que la comunidad internacional teme que tenga intenciones militares, algo los iraníes rechazan.