Viena, 14 jul (EFE).- El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) e Irán han firmado hoy un plan de trabajo cuyo objetivo es poder certificar antes de fin de año si el programa nuclear iraní tiene o no objetivos militares.

“Acabo de firmar una hoja de ruta entre la República Islámica de Irán y el OIEA para aclarar pasados y presentes temas pendientes relacionados con el programa nuclear iraní”, anunció el director general de este organismo de la ONU, Yukiya Amano.

El director del OIEA señaló que el objetivo es presentar una evaluación definitiva sobre el programa atómico iraní y sus posibles dimensiones militares a partir de la 15 de diciembre de este año.

Por parte iraní, el documento fue firmando por el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán (OEAI), Ali Akbar Salehi.

El diplomático japonés aseguró que este acuerdo, junto a la cooperación de Irán, es un “paso significativo” para aclarar las dudas sobre la naturaleza de las actividades atómicas de Irán, algo que el OIEA intenta sin éxito desde 2002.

Este acuerdo implicará una serie de medidas en los próximos meses, incluido un “acuerdo aparte” sobre la base militar de Parchin, una instalación en la que varias agencias de inteligencia sospechan se realizaron experimentos relacionados con armas atómicas y a la que Teherán niega la entrada a los inspectores del OIEA.

Fuentes del OIEA consultadas por Efe no quisieron especificar si ese “acuerdo” supone que los inspectores tendrán acceso directo a la base.

Amano indicó que este proceso se enmarca en el entendimiento alcanzado en noviembre de 2013 entre Irán y las grandes potencias, que desde entonces han negociado un acuerdo definitivo que limite el programa atómico iraní, de forma que no pueda fabricar armas, a cambio de levantar las sanciones que estrangulan su economía.

Ese acuerdo ha sido cerrado finalmente hoy, según fuentes rusas e iraníes, y se espera una confirmación oficial y más detalles sobre el documento en las próximas horas.