Teherán, 24 abr (EFE).- Irán reconoció hoy la existencia de «avances y discusiones útiles» con EEUU y los países de la Unión Europea sobre el tema del levantamiento de las sanciones que pesan sobre el país, al tiempo que apuntó que la redacción del borrador de un acuerdo definitivo «avanza» aunque de manera «lenta».

El viceministro de Relaciones Exteriores iraní y alto negociador del país, Sayed Abás Araqchí, dijo hoy a la prensa iraní en Viena, donde el miércoles empezó la negociación técnica y legal sobre el programa nuclear de la República Islámica: «Hemos comenzado a hacer un borrador del acuerdo y del camino para alcanzar una conclusión».

«El mecanismo para arrancar la tarea y el marco de trabajo es un poco lento, pero en conjunto, el trabajo progresa bien», indicó.

Araqchí, apuntó que la cuestión de las sanciones contra su país y el levantamiento de las mismas es la «prioridad» en esta nueva ronda negociadora.

«Los europeos y EEUU han aclarado bien el levantamiento de las sanciones», añadió.

Irán y los países del Grupo 5+1 (China, EEUU, Francia, Reino Unido y Rusia más Alemania) reanudaron sus conversaciones nucleares con el nuevo plazo del 30 de junio próximo en el horizonte, después de que el pasado 2 de abril fijaran en Lausana, Suiza, una serie de principios para un acuerdo integral sobre los que desarrollar la negociación.

El entendimiento de Lausana, del que no existe un versión oficial acordada por las partes, estipula controles y limitaciones de diferente duración -entre 10 y 25 años- para distintos aspectos del programa nuclear de Irán.

Al mismo tiempo, prevé el levantamiento inmediato de ciertas sanciones mientras que otras se eliminarían de forma más gradual, aunque este aspecto parece ser uno de los más disputados y problemáticos para alcanzar un acuerdo.

Irán insiste en un levantamiento inmediato de todas las sanciones si se llega a firmar un acuerdo final, mientras que las potencias occidentales -EEUU, Francia, Reino Unido y Alemania- abogan por una forma más gradual, que dependería del cumplimiento de lo pactado.

La comunidad internacional quiere evitar con el acuerdo integral que Irán se pueda hacer con una bomba nuclear.

Teherán, que rechaza estas alegaciones y afirma que sus ambiciones nucleares son pacíficas, exige que se levanten todas las medidas punitivas que sofocan a su economía.