Teherán, 8 jun (EFE).- El ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, negó hoy el visado de entrada a tres congresistas republicanos de los EEUU que solicitaron entrar a este país para comprobar la aplicación del acuerdo nuclear entre Irán y las potencias del Grupo 5+1.

El jefe de la diplomacia iraní rechazó la solicitud a los legisladores republicanos Mike Pompeo, Lee Zeldin y Frank LoBiondo, los tres duros opositores al pacto atómico y quienes pretendían vigilar de primera mano si Irán cumple con compromisos nucleares.

En una carta, escrita en inglés y con tono de sorna, Zarif respondió a los legisladores que la República Islámica considera su propuesta como “un truco publicitario” y no como una acción “apropiada para pedirle a un Estado soberano”.

Recordó que “el Congreso de los EEUU no es quien dicta las políticas de otros países” y les pidió que consideraran que ser miembros de dicha cámara no les convierte en “autoridades globales”.

Zarif, quien vivió largos años en Estados Unidos, donde se formó y cuya legislación conoce, agregó que el Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en inglés) no reconoce que nadie por sí solo pueda vigilar su puesta en marcha, algo que incluye “a los EEUU, y, ciertamente, a ningún ciudadano o funcionario de ese país”.

Apuntó que las visitas parlamentarias en todo el mundo, como las que se hacen para vigilar procesos electorales, son por invitación y en virtud de acuerdos bilaterales, que no existen entre Irán y EEUU, y no por propuestas “de individuos arrogantes”.

En ese sentido aclaró que “los diplomáticos iraníes que trabajan en Naciones Unidas o viajan a Nueva York para sus reuniones, están restringidos a moverse en un radio de 25 millas desde Manhattan. Ese es el límite de la hospitalidad de la que presumen en su pedido de visado”, añadió el ministro.

No es la primera vez que Zarif entra en una lucha dialéctica con legisladores estadounidenses opuestos al acuerdo nuclear.

El año pasado respondió a 47 senadores que advirtieron de que si no se aprobaba el acuerdo nuclear, el sucesor del presidente Barack Obama podría volver a imponer a Irán las sanciones.

Zarif dejó entonces claro que “el mundo no son los EEUU” y que sus leyes domésticas “no rigen las relaciones internacionales”.