Viena, 9 jul (EFE).- El jefe de la Organismo de la Energía Atómica Iraní (OEAI), Alí Salehí, expresó en Viena su confianza en que hoy se cierren las negociaciones técnicas para un acuerdo duradero sobre el conflicto nuclear entre su país y seis grandes potencias.

“Esperemos que hoy sea el último día”, dijo Salehí ante la prensa poco antes de iniciar una reunión con el ministro estadounidense de Energía, Ernest Moniz, para ajustar los últimos detalles técnicos del texto de un acuerdo que deberá aprobarse luego a nivel político.

Salehí insistió en que al considerar posible terminar hoy las conversaciones, se refirió estrictamente a los asuntos técnicos, “no a todo el acuerdo”, pues los mayores escollos pendientes requieren de la negociación política, a cargo de los ministros de Asuntos Exteriores de las partes implicadas.

Poco después de que Moniz y el alto negociador iraní se sentaran a la mesa de negociación, en el mismo palacio vienés se abrió el plenario político, con la presencia del secretario de EE.UU., John Kerry, el ministro de Exteriores de Irán, Mohamed Yavad Zarif.

Participan además los jefes de las diplomacias del Reino Unido, Philip Hammond; de Francia, Laurent Fabius; Alemania, Frank-Walter Steinmeier, y de la Unión Europea, Federica Mogherini.

A ellos deberán sumarse sus homólogos de Rusia, Serguéi Lavrov, y de China, Wang Yi.

“Actualmente nos acercamos a un acuerdo definitivo, global, ya no provisional. Ya está cerca”, dijo hoy Lavrov a la prensa en la cumbre de los países BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) que se celebra en Ufá (Rusia).

El ministro ruso agregó que en las negociaciones entre Irán y los países del Grupo 5+1 (Rusia, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, China y Alemania) “no quedan escollos insalvables”.

Lavrov destacó que desde que comenzó esta última ronda de negociaciones en Viena, “todos los días se registran avances”, aunque insistió que no existen “plazos artificiales” para cerrar el acuerdo.

Tras aplazar dos veces la fecha límite que las partes se habían impuesto para sellar un tratado que ponga fin a trece años de conflicto, en Viena el ambiente se ha tensado al abordar los negociadores las discrepancias más difíciles de superar, que por ello se han dejado para el final.

El objetivo es un histórico pacto que garantice el uso exclusivamente pacífico de las actividades nucleares de Irán y levante las sanciones que llevan años estrangulando la economía de la República Islámica.

El tema de las modalidades del levantamiento de esas sanciones es uno de los que siguen aún sin un compromiso acordado, especialmente en su aspecto político.

En su aspecto técnico, Salehí y Moniz habrían hecho progresos en las últimas horas, aunque, según fuentes diplomáticas, persisten algunos problemas, como la cuestión del levantamiento o suspensión del embargo de armas contra Teherán.

Otro asunto en discusión es el calendario del levantamiento de otras sanciones impuestas por Europa y EE.UU., como el embargo a las exportaciones de petróleo y gas de la república islámica iraní, uno de los países del mundo con mayores reservas de hidrocarburos.