Bagdad, 29 jul (EFE).- Las autoridades iraquíes han mostrado su preocupación por las posibles muertes de civiles en los bombardeos de Turquía en el norte del país y han acusado a los turcos de violar su soberanía y ha pedido coordinación en sus operaciones.

Según un comunicado del Ministerio iraquí de Exteriores, difundido hoy por los medios iraquíes y kurdos, esta postura fue expresada por el ministro iraquí de Exteriores, Ibrahim al Yafari en una reunión con el embajador turco en Bagdad, Faruq Qamakya.

Durante este encuentro se abordaron las operaciones militares que el Ejército turco está llevando a cabo en las zonas fronterizas del norte de Irak desde el pasado viernes contra la guerrilla kurda Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK).

Al Yafari expresó su preocupación acerca de que esas operaciones provoquen «el miedo y el pánico» entre la población civil de los pueblos y zonas fronterizas, además de las posibles pérdidas humanas y materiales que puedan causar los bombardeos.

Asimismo, hizo un llamamiento al Gobierno turco en el que recalcó la necesidad de coordinar con las autoridades iraquíes todas las operaciones militares en esas áreas.

En la nota, Irak recordó que también procura la seguridad interna de los ciudadanos turcos y elogió a Estambul por permitir el uso de sus bases aéreas por aviones de la coalición internacional que está bombardeando posiciones de los yihadistas del Estado Islámico (EI) en la región.

Por otro lado, el Consejo de Ministros consideró que los ataques aéreos turcos sobre territorio iraquí suponen «una peligrosa escalada» de la violencia y una «violación de la soberanía» de Irak.

Asimismo, según declaró anoche el primer ministro Haidar al Abadi en su cuenta oficial de Twitter, Irak se compromete a no permitir ataques contra Turquía desde territorio iraquí, y pidió a Estambul respetar las buenas relaciones entre ambos Estados.

La aviación turca empezó la semana pasada a bombardear posiciones de la guerrilla kurda en el norte de Irak y en Turquía, así como del EI en Siria, después de sufrir en su territorio varios ataques de ambos grupos.