Teherán, 30 may (EFE).- El Ministerio del Interior de Irán ha defendido que las elecciones presidenciales celebradas este mes en el país se desarrollaron de un modo “totalmente legal”, ante las irregularidades denunciadas por el candidato conservador Ebrahim Raisí.

El titular del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, también destacó el “ambiente seguro y positivo” de los comicios del pasado día 19, según las declaraciones publicadas hoy por la agencia oficial IRNA.

“Tras el fin de las elecciones prevalecerá la amistad, la interacción y la empatía entre todas las instituciones ejecutivas para servir al pueblo”, agregó.

El Ministerio del Interior respondió así a las críticas vertidas por Raisí, quien perdió en las presidenciales contra el clérigo moderado y actual mandatario, Hasan Rohaní.

Rohaní fue reelegido con el 57 % de los votos mientras que Raisí obtuvo un 38 % en la cita del 19 de mayo, cuando también arrasaron los reformistas en la mayoría de la grandes ciudades en los comicios municipales.

El clérigo conservador criticó esta semana que las oficinas gubernamentales se convirtieron en sedes de la campaña electoral de Rohaní: “Un gobierno que no puede cumplir con la ley no debe entrar en las elecciones”, adujo.

“La ingeniería (manipulación) del voto del pueblo es algo inapropiado”, comentó Raisí, quien denunció que en las circunscripciones en las que él tenía más posibilidades “las papeletas llegaron con 5 o 6 horas de retraso”.

Por ello, pidió al Consejo de Guardianes que investigue este fraude, aunque el citado órgano supervisor de las elecciones ya ha aceptado los resultados.

Los comentarios de Raisí muestran que el clérigo conservador y sus partidarios mantendrán una postura de oposición a Rohaní y sus promesas de dar más libertad social y continuar su apertura a Occidente.