Ginebra, 14 jul (EFE).- A pesar de la catastrófica situación de guerra y desesperación que se vive en el Yemen, más de 37.000 inmigrantes africanos han llegado ese país en lo que va de año, denunció hoy el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El representante del ACNUR en Yemen, Johannes van der Klaauw, explicó en una rueda de prensa que desde el inicio de año y hasta la fecha, 37.000 africanos han cruzado el Golfo de Adén y han llegado a las costas yemeníes.

De ellos, 10.500 hicieron la peligrosa travesía después del 26 de marzo, cuando comenzaron los bombardeos de la coalición árabe contra los rebeldes hutíes que controlan el país.

“La gran mayoría, el 80 por ciento, son etíopes, y el 20 por ciento somalís, que bien no saben que el conflicto está ocurriendo, o que son conscientes de ello pero prefieren emigrar y huir de la persecución o de una vida de miseria”, señaló Van der Klaauw.

Yemen ha sido tradicionalmente un lugar de refugio para miles de ciudadanos del cuerno de África que han huido de sus países y han intentado cruzar a la península Arábiga en busca de una vida mejor en sus ricos estados petroleros.

Mientras, el país sigue sumido en el caos. Como recordó Var der Klaauw, que es también coordinador humanitario de la ONU en el país, “Yemen es la mayor crisis humanitaria del momento”, dado que 21 de sus 25 millones de ciudadanos necesitan de asistencia para sobrevivir.

Una ayuda que llega a cuentagotas dado que los combates y los bombardeos persisten a pesar de que, aparentemente, se había pactado una tregua humanitaria que debía entrar en vigor el pasado viernes.

Así lo anunció el propio secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien dijo que contaba con el apoyo de todas las partes en conflicto.

A pesar de ello, la tregua no se ha concretado.

“No podemos decir quien es responsable de que la pausa no se haya concretado, si los hutíes, si el gobierno en el exilio, o la coalición. Los responsables son los que detentan las armas y las usan. Si anunciamos el acuerdo, es porque las partes se habían comprometido. No ocurrió y el sufrimiento continúa”, aseveró el portavoz de la ONU en Ginebra, Ahmad Fawzi.

Hasta la fecha, el conflicto ha causado la muerte a más de 3.000 personas, de las cuales 1.670 eran civiles, informó hoy el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Rupert Colville.

Según esas cifras, 3.829 otros civiles han resultado heridos.

Asimismo, la ONU ha elevado a 1,2 millones el número de desplazados internos, y ha registrado la huida hacia a África de 51.600 personas entre yemeníes y nacionales de terceros países.