Qingdao (China), 10 jun (EFE).- El primer ministro de la India, Narendra Modi, aseguró que la seguridad “es la mayor prioridad” para la región eurasiática, durante su intervención en la cumbre de la Organización para la Cooperación de Shanghái (OCS) que concluye hoy en Qingdao (ciudad costera del este de China).

Modi apostó por la seguridad de los ciudadanos, el desarrollo económico, la conectividad de la región, la unidad de los pueblos, el respeto de la soberanía y la integridad y la protección del medio ambiente, “seis dimensiones cuyas letras iniciales forman la palabra ‘secure’, que significa ‘seguro’ en inglés”, apuntó.

El líder indio insistió en que solo garantizando la seguridad, la OCS podrá ser una organización segura y conectada.

Destacó especialmente la importancia de la “conectividad física y digital, que está cambiando la definición de la geografía”, y mostró su compromiso hacia la región y su apoyo a “proyectos internacionales prominentes”.

“La conectividad no significa solo comunicación física, la parte humana es igualmente importante. Las relaciones interpersonales y el intercambio de ideas deben ser asuntos de igual prioridad para nosotros”, dijo.

Como ejemplo de la necesidad de mejorar la conectividad, Modi señaló que sólo un 6 % de los visitantes que recibe India anualmente proceden de los países de la OCS, “una cifra que fácilmente podría duplicarse”, en su opinión.

Modi señaló que su país estaría “muy feliz de cooperar con otros países, sobre todo de Asia Central”, en distintas áreas como la agricultura, la educación, medicina, tecnología o finanzas.

La OCS tiene como países miembros a Rusia, China, Kazajistán, Kirguizistán, Uzbekistán, Tayikistán, India y Pakistán, mientras que Bielorrusia, Mongolia, Irán y Afganistán, cuyos presidentes también asisten a la cumbre, son estados observadores y candidatos a ingresar en la organización.