París, 6 jun (EFE).- El presidente francés, François Hollande, hará una visita en las próximas semanas a Calais para defender la acción de su Gobierno ante el flujo de inmigrantes que tratan de atravesar clandestinamente desde allí al Reino Unido y en apoyo de la región por los efectos económicos negativos de esa situación.

Hollande anunció ese desplazamiento en una entrevista al gran diario de la región, “La Voix du Nord”, divulgada hoy en la que precisó que lo hará antes del 14 de julio, el día de la Fiesta Nacional francesa.

Explicó que el objetivo será mostrar “la voluntad del Estado”, y a ese respecto, afirmó que se están poniendo “muchos medios para la seguridad y la instalación de equipamientos” que impiden el paso clandestino de inmigrantes, que están financiados por el Reino Unido.

Hizo hincapié en que se ha “humanizado” el tratamiento de los inmigrantes tras el desmantelamiento de una parte del campamento de las afueras de Calis -conocido como “la jungla”- y la creación de un centro de acogida provisional.

También indicó que presentará en Calais el resultado de los 122 expedientes que ha tratado el ministerio de Finanzas a partir de las pérdidas y perturbaciones en la actividad económica de la ciudad y su área de influencia que habían denunciado la alcaldesa, Natacha Bouchard, y el diputado de la circunscripción Yan Capet.

El presidente socialista francés constató que hay ahora menos inmigrantes que hace unos meses tanto en Calais como en el campamento de Grande Synthe (cerca de Dunquerke y de la frontera belga), pero insistió en que hay que guardar la vigilancia porque “lo que ocurre al otro lado del Mediterráneo (en particular en Libia) hace pensar que habrá nuevas llegadas a Europa”.

Preguntado sobre si una eventual salida del Reino Unido tendría consecuencias sobre los controles de inmigrantes con Francia, Hollande dijo no querer interceder en el debate para el referéndum, más allá de reafirmar su deseo de que los británicos decidan quedarse en la Unión Europea (UE).

“Si el Reino Unido dejara la UE -precisó-, las relaciones entre Europa y este país amigo forzosamente se modificarían. Por eso quiero que el pueblo británico reafirme su vinculación a Europa. Pero no quiero utilizar ese argumento para pesar en su decisión”.

El jefe del Estado evitó también pronunciarse sobre la idea de la alcaldesa de París de crear una estructura fija para acoger a los inmigrantes, que en los últimos años van creando campamentos en distintos puntos de la ciudad, que son sucesivamente desmantelados (hoy ocurrió con uno de ellos donde había más de 1.800 personas) para ser realojados en centros de acogida.

Comentó que “La implantación de campamentos salvajes en París no es aceptable ni para las personas que viven ni para los vecinos” y por eso el ministro de Interior va a analizar la propuesta de la alcaldesa, la también socialista Anne Hidalgo, para examinar la forma de ofrecer “la mejor protección”.