París, 19 ago (EFE).- El presidente francés, François Hollande, garantizó hoy que la transición energética que promueve su Gobierno no implicará aumentos en la fiscalidad y que, si el crecimiento se acelera el año próximo, continuará con la bajada de los impuestos.

«Si el crecimiento se amplifica en 2016, continuaremos ese movimiento porque los franceses deben ser los primeros beneficiarios de los resultados obtenidos», declara Hollande en una entrevista a varios periódicos regionales, que adelantaron hoy una parte de su contenido.

Reconoció que los franceses habían tenido que hacer «esfuerzos» en materia fiscal en 2012 y 2013, pero a continuación hizo hincapié en que en 2014 hubo un primer descenso de la presión fiscal para más de tres millones de hogares y que en 2015 han sido nueve millones.

Sobre la transición energética, el presidente socialista garantizó que «no habrá ninguna tasa o ningún impuesto suplementario».

Frente a los que, en la izquierda de su partido, quieren que dé marcha atrás a las exenciones impositivas de 41.000 millones de euros en favor de las empresas, dijo que eso no ocurrirá.

El llamado Pacto de Responsabilidad del que derivan esas rebajas fiscales «es la condición para permitir que las empresas inviertan y contraten».

En cuanto a la lucha antiterrorista, Hollande confirmó que se va a mantener sin cambios el dispositivo de seguridad interior en Francia Vigipirate, así como los despliegues militares en el exterior para combatir una amenaza que persiste.