Atenas, 4 nov (EFE).- Grecia ha reubicado hacia Luxemburgo hoy a los primeros 30 refugiados llegados a sus islas en un gesto simbólico para llamar la atención sobre la carga que soporta el país, sumido en plenas negociaciones con los acreedores para obtener un nuevo tramo de ayuda del rescate.

Seis familias, cuatro sirias y dos iraquíes, entre las que hay una mujer embarazada y dos menores con discapacidad, han sido las elegidas para embarcar en un vuelo regular de la compañía helena Aegean con destino a Bruselas, desde donde han sido trasladados a Luxemburgo en autobús.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, participó en una breve ceremonia realizada en el aeropuerto internacional de Atenas junto al presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz; el comisario y el ministro griego de Migración, Dimitris Avramópulos y Yanis Muzalas, respectivamente; y el titular de Exteriores luxemburgués, Jean Asselborn.

Una vez en territorio luxemburgués, las familias se alojarán en casas totalmente equipadas, se les cubrirá la alimentación y contarán con la asistencia de los servicios sociales.

Tras despedirles a pie de pista, Tsipras dijo ser consciente de que la reubicación de 30 personas es “una gota en el océano” porque siguen llegando a diario miles de refugiados a las islas, pero se mostró esperanzado en que el proceso continúe y los Estados comunitarios ejerzan una “responsabilidad compartida”.

En una rueda de prensa posterior, Schulz dijo que es imprescindible el establecimiento de los puntos de registro e identificación en las islas, pero recalcó que solo funcionarán si el número de países de acogida aumenta.

Calificó como “inadmisible” que tan solo ocho Estados miembros se hayan unido al programa europeo de reubicación de refugiados.

Hasta ahora se han adherido Luxemburgo, Suecia, Bélgica, Francia, Alemania, Chipre, Lituania y Finlandia.

“No es un problema si tenemos un millón de refugiados y debemos reubicarlos entre los 500 millones de los habitantes de la UE, sí lo es si reducimos los países que los aceptan”, remarcó Schulz.

Tsipras fue muy duro en su crítica hacia los acreedores que piden al Gobierno que facilite las ejecuciones hipotecarias y aumente el IVA de las islas, mientras sus habitantes “abrieron los brazos a los refugiados”.

“Al mismo tiempo que hacemos nuestro deber, estamos bajo presiones y exigencias irracionales para levantar la protección de la vivienda habitual. Estos requisitos son inadmisibles y el Gobierno no cederá”, subrayó.

Schulz calificó de “justas” estas reclamaciones y se comprometió a plantearlas a las instituciones, aunque recalcó que el programa “debe ser aplicado” para generar confianza en los inversores.

El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, dejó claro que la Comisión Europea (CE) solo concibe la posibilidad de que Grecia aplique las reformas, pese a la carga que asume con la acogida de refugiados.

Aun así, en rueda de prensa en el segundo día de su visita oficial a Atenas, Moscovici se refirió a declaraciones recientes del presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, en que hacía referencia a que en circunstancias especiales pueden ser flexibles.

Según fuentes del Gobierno griego, Tsipras pidió a Schulz durante su encuentro activar la cláusula de no aplicación del Tratado de Estabilidad para países que se encuentran en situaciones de emergencia.

La isla de Lesbos, muy cercana a la costa turca, está desbordada ante las llegadas diarias.

La proximidad del invierno ha aumentado la afluencia de refugiados al mismo tiempo que se han incrementado los naufragios, por lo que a los escasos recursos para auxiliarles y darles alojamiento, se suma ahora la falta de espacio para enterrar a los que pierden la vida.

La morgue local y el cementerio están colapsados, algo que también ocurre en la isla de Samos.

A estas dificultades se une la huelga de cuatro días convocada por el sector marítimo que ha dejado amarrados los tres ferris que conducen cada día a los refugiados y migrantes desde las islas hasta el puerto de El Pireo, en Atenas.

El alcalde de Lesbos, Spyros Galinós, ha pedido en un comunicado al sindicato de trabajadores que no se interrumpa la ruta de estos tres transbordadores, ya que de lo contrario la isla puede vivir una situación similar a la que se produjo a principios de septiembre con más de 30.000 inmigrantes y refugiados atrapados.