Atenas, 28 abr (EFE).- El Gobierno griego aseguró hoy que el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, no intervino en la decisión del Ejecutivo de reorganizar el equipo encargado de negociar con los acreedores del país y reiteró su apoyo al ministro de Finanzas, Yanis Varufakis.

«Dijsselbloem nunca dijo nada al primer ministro sobre el papel de Varufakis, como se desprende de la entrevista en la televisión holandesa. Por otra parte, si esto hubiera ocurrido el primer ministro estaría obligado a responder», aseguraron fuentes gubernamentales.

El jefe del Eurogrupo concedió hoy una entrevista a una cadena holandesa en la que aseguró que durante la conversación telefónica que mantuvo este fin de semana con Tsipras le trasladó que en las conversaciones ayudaría el hecho de que hubiese un representante que hablase directamente con el primer ministro y señaló que ambos se pusieron de acuerdo.

El cambio en la delegación griega consiste en la creación de un «equipo de negociación política», como lo ha denominado el Ejecutivo, al frente el cual continúa estando Varufakis, pero cuyos trabajos coordina Euklidis Tsakalotos, el viceministro de Relaciones Económicas Internacionales.

Este cambio se interpretó como una consecuencia de las duras críticas que Varufakis recibió de otros ministros de la eurozona tras el Eurogrupo que se celebró el viernes pasado en Riga, Letonia.

El Gobierno izquierdista reiteró hoy que el responsable de Finanzas cuenta con el «pleno apoyo del Gobierno griego» y aseveró que «permanece en su cargo de ministro y de jefe del equipo político en las negociaciones».

«Es fácil ver que los ataques dirigidos al ministro de Finanzas, en el momento más crítico de la negociación, sirven a objetivos e intenciones específicas», afirmaron fuentes del Ejecutivo.

El Gobierno izquierdista presentará este miércoles a sus socios europeos una serie de medidas para aumentar la recaudación de impuestos y luchar contra el contrabando, pero se mantiene firme en sus denominadas líneas rojas, el recorte de las pensiones, el cambio en la legislación laboral y el aumento del IVA.

Estas medidas, que desgranará en la reunión del conocido como Grupo de Bruselas, forman parte de un borrador de ley que el Consejo de Ministros debatirá el jueves.

Se trata de reformas en materia de finanzas públicas, gestión de impuestos, licitación de frecuencias televisivas, impuestos a la publicidad televisiva, reformas administrativas y cambios en el Código Civil, afirmó el Ministerio de Finanzas en un comunicado.

El objetivo del Gobierno heleno y de las instituciones (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) es acordar el listado de reformas que el país debe acometer para conseguir el desembolso de 7.200 millones de euros pendientes del segundo rescate.