París, 20 abr (EFE).- El presidente francés, François Hollande, condenó hoy el «asesinato abominable» reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI) en Libia, de al menos 28 personas presentadas como cristianos etíopes.

Hollande, en un comunicado divulgado por el Elíseo, subrayó que este «crimen abyecto» pone en evidencia la urgencia de una solución política a la crisis libia, y manifestó su «indignación» por la muerte de esas personas, que el EI justificó por el hecho de que eran cristianos.

El presidente francés condenó «de la forma más firme este crimen y las exacciones que Daesh (las siglas en árabe del EI) comete cada día contra poblaciones civiles, sea cual sea su origen o su religión en los países donde se despliega».

Reiteró su «determinación» para luchar contra este grupo terrorista y su «pleno apoyo» a los esfuerzos del enviado especial de la ONU en Libia, Bernardino León, porque «un acuerdo de reconciliación nacional sigue siendo a la vez necesario y urgente para restablecer el orden y la seguridad» en el país.

Se trata, según explicó un portavoz del Ministerio francés de Exteriores, de «presentar un frente unido contra el terrorismo».

El EI distribuyó el domingo las imágenes de la muerte de 28 etíopes, 16 por disparos y 12 por decapitación, todos ellos acusados de ser cristianos.

Este tipo de ejecuciones recuerda otro vídeo de la organización del pasado mes de febrero, en el que una veintena de egipcios coptos que habían sido secuestrados en la ciudad siria de Sirte, en el norte de Libia, fueron decapitados. EFE