París, 16 feb (EFE).- Unas 120 personas que formaron parte de la segunda ola de repatriación desde Wuhan organizada por Francia terminaron este domingo su cuarentena en un centro de vacaciones cerca de Marsella (sureste) sin que se haya declarado ningún caso de coronavirus entre ellos.

Esas personas comenzaron a salir desde primera hora del complejo de Carry-le-Rouet, bañado por el Mediterráneo, con un documento que certifica que están libres del COVID-19 tras 14 días de cuarentena.

Otras 35 que llegaron a Francia también desde el foco chino de la epidemia el 9 de febrero tras hacer una escala en Londres deberán continuar confinadas en unas instalaciones de los bomberos en la ciudad de Aix-en-Provence hasta el día 23.

En la noche del sábado al domingo, el Ministerio francés de Sanidad informó del duodécimo caso detectado en Francia de la enfermedad, un hombre que formaba parte de un grupo de británicos que se habían alojado en el mismo chalet de Contamines-Montjoie, en los Alpes franceses, y entre los que ya ha habido seis infectados.

Este paciente llevaba desde el sábado de la semana pasada en aislamiento estricto en un hospital de Lyon en aplicación del procedimiento de vigilancia, destacó el Ministerio en un comunicado.

Estaba siendo sometido a pruebas desde entonces y “su estado no inspira inquietud” por ahora, subrayó.

De los doce casos que se han declarado en Francia, uno corresponde al turista chino de 80 años que después de tres semanas hospitalizado grave en París falleció el viernes y se convirtió en el primer muerto por el COVID-19 fuera de Asia.

Otras cuatro son personas que ya se han curado y han sido dadas de alta. Los siete restantes están hospitalizados pero ninguno en estado preocupante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.