Londres, 30 mar (EFE).- El líder del eurófobo Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, dijo hoy que las formaciones pequeñas tendrán gran influencia en las elecciones del 7 de mayo porque ningún político conseguirá la mayoría absoluta.

Con motivo del comienzo hoy de la campaña electoral británica, Farage afirmó que habrá que ver el mandato que reciben los partidos en estos comicios para después negociar algún pacto.

Las encuestas sobre intención de voto muestran que ninguno de los dos principales partidos, el Conservador y el Laborista, sacará la mayoría suficiente para gobernar en solitario, por lo que se verán obligados a negociar alguna coalición con pequeñas formaciones.

“Soy una persona directa, soy honrado. El UKIP no ganará las elecciones generales, pero, ¿Sabes qué?, nadie va a ganar la elección general. Nadie tendrá una mayoría clara”, declaró el líder del partido antiinmigración a la cadena de televisión ITV.

“La pregunta es: ¿Qué partidos tendrán suficiente poder para juntarse con otros?”, añadió Farage.

No obstante, el político eurófobo confía en poder ganar un “buen número de escaños” el 7 de mayo, muchos más de los tres que tenía en la legislatura que termina hoy.

Farage aseguró que su formación trabajará por conseguir que se convoque un referéndum sobre la pertenencia o salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) antes de la fecha propuesta por el primer ministro, el conservador David Cameron, de 2017.

La labor del UKIP en el próximo Parlamento, agregó, será “asegurar” que ese plebiscito se convoque, si es posible a finales de este año y no esperar a 2017 como quiere Cameron.

Farage reconoció que su partido perdió apoyo en las últimas encuestas sobre intención de voto, pero consideró que “conecta” con el electorado británico sobre asuntos como la inmigración, que quiere recortar, y la Unión Europea (UE).

“Hemos bajado un poquito en los últimos dos meses, pero no demasiado. La verdadera batalla empieza hoy”, puntualizó.

Los partidos inician oficialmente hoy la campaña para las elecciones generales tras quedar disuelto el Parlamento.

En los comicios del 7 de mayo están en juego 650 escaños de la Cámara de los Comunes, que representan a 533 circunscripciones en Inglaterra, 59 en Escocia, 40 en Gales y 18 en Irlanda del Norte.