Seúl, 21 abr (EFE).- La exvicepresidenta de Korean Air, Cho Hyun-ah, pidió clemencia en un tribunal de apelaciones de Seúl tras 112 días en la cárcel por el conocido como «caso de las nueces», informó hoy el diario surcoreano Chosun.

«Voy a reflexionar sobre lo que debo hacer para pagar por mis errores», alegó el lunes Cho frente al tribunal, tras comprometerse a realizar trabajos sociales voluntarios en un intento de reducir parte de la condena de un año de prisión dictada por el juez en febrero.

La exvicepresidenta de Korean Air, que compareció en traje de presidiaria y con 7 kilos menos de peso según indicaron al diario fuentes cercanas, lloró frente al juez y aseguró echar de menos a sus dos hijos gemelos que cumplirán dos años en mayo.

Los fiscales, lejos de conmoverse por las peticiones de clemencia de Cho, solicitaron la ampliación de la condena de uno a tres años en la audiencia de apelaciones, celebrada ayer.

Cho Hyun-ah, de 40 años e hija del presidente de la aerolínea Cho Yang-ho, fue condenada por violar las normas de seguridad de la aviación al agredir a una azafata y suspender el despegue de un avión para expulsar a un sobrecargo el pasado 5 de diciembre en el aeropuerto John F. Kennedy de Nueva York.

La azafata le sirvió mal una ración de nueces de macadamia, por lo que la exdirectiva de Korean Air la agredió verbalmente, la zarandeó y acto seguido ordenó al piloto suspender el despegue para expulsar al sobrecargo a pesar de que el avión se encontraba ya en pista con 250 pasajeros a bordo.

El caso causó un gran revuelo en Corea del Sur, donde existe una fuerte controversia sobre el poder de las familias propietarias de los «chaebol» (grandes conglomerados empresariales como Korean Air, Samsung o Hyundai) que ostentan una gran influencia política y económica en el país.